La casa de los fantasmas

Teresa vagaba por los interminables pasillos como vagan los fantasmas por sus castillos, dueños de ellos, condenados a vivir siempre allí. ¿De dónde venía?, de otra casa -imaginábamos-, también llena de pasillos, de un extraño lugar habitado por fantasmas que se cruzaban sin hablarse, con una sonrisa enigmática, desconcertante, en los labios.

Soledad Puértolas – Cielo nocturno

- Estaba solo cuando hice esta fotografía y tengo que reconocer que tuve una sensación vaga de miedo. La casa, en su soledad en un paraje inhóspito, estaba abandonada desde hacía mucho tiempo y sentí que varios escalofríos recorrían mi espalda.

Leer más…
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz

Comentarios

This reply was deleted.