BANCOS-Banco y quiosco de música

NIKON D3100
f/22
1/15s
ISO/100

Os cuento que el parque de La Alameda de Santiago siempre fue un parque fabuloso.
En 1.835 formaba parte de un terreno extramuros y era una carballeira (el carballo es el roble). Una vez leí, no sé dónde, que en esa época se hicieron parques muy grandes en varias ciudades de España, para dar trabajo a la gente porque lo estaban pasando muy mal (como ahora)
En aquella período Santiago debía de ser una ciudad muy pequeña: hoy sigue siéndolo pero ha crecido mucho y puedo imaginar la desproporción entre la ciudad y el parque.
Cuando era yo una adolescente ya me parecía desproporcionado con la ciudad que hoy es bastante más grande porque ha crecido el doble aunque aún no llega a los 100.000 habitantes más la población flotante de estudiantes y peregrinos que pasean por sus calles en cualquier época del año.
Yo jugué siempre en este parque, porque está al lado de mi casa y siempre vi esos maravillosos bancos si darme cuenta de lo extraordinarios que eran. Ahora los veo con admiración porque ya no se hacen cosas así, con esa filigrana tan bonita y los bancos hacen juego con el quiosco de la música, a donde nos llevaba el abuelo cada domingo para escuchar a la banda. Ir al parque, en bici alquilada, y escuchar a la banda eran nuestras únicas diversiones pues eran épocas malas.
Y es curioso que ahora tenga ganas de hacer lo mismo y, durante el mes de Septiembre, fui a ver la banda de música al parque y cuando empezó a hacer frío, ya empezaron a tocar en El Teatro Principal, y cada domingo sigo yendo a escucharlos porque son muy buenos. Lo que ya no hago es lo de la bici.jajaja.
He escrito este pequeño resumen porque ayer he visto que los bancos os parecían muy bonitos y quería dar una explicación a este hecho.
Leer más…
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz