Vino y fotografía, maridaje artístico

3050052336?profile=original

El arte está cada vez más presente en las bodegas riojanas. Las instalaciones de muchas de estas empresas comienzan a albergar pinturas, esculturas y otras piezas que pretenden estar en comunión con el vino, de modo que se junten los placeres sensoriales. Este es el maridaje que propone también Bodegas Roda desde que en el 2007 abriera una sala para acoger exposiciones fotográficas que organiza en colaboración con la Fundación Foto Colectania. Esta institución, creada en el 2002 en Barcelona, tiene como finalidad «difundir la fotografía y su coleccionismo» y cuenta con un fondo de más de 2.000 obras de fotógrafos españoles y portugueses, desde 1950 a la actualidad. La fundación se encarga de su conservación, divulgación y estudio.

Foto Colectania organiza en su sede exposiciones temporales con el objetivo de presentar y dar a conocer importantes colecciones públicas y privadas, así como de llamar la atención sobre autores y obras y establecer relaciones de afinidad entre distintos fotógrafos. Tras su muestra en Barcelona, las exposiciones viajan a Bodegas Roda, en Haro. Así, en las cinco ediciones anteriores se han podido contemplar ya las fotografías de Cristina García Rodero e Inês Gonçalves y Xavier Miserachs y Francesc Català Rocà, primeras y últimos en exponer, respectivamente, además de Gabriel Cualladó y José Miguel de Miguel y Ferrán Freixa y Humberto Rivas, entre otros.

En la sexta edición de Maridajes, que así se denomina la serie de exposiciones, ya se pueden contemplar las obras de los fotógrafos Paco Gómez y Chema Madoz, que se exhibirán en Haro hasta el 31 de octubre del 2010. El punto en común que se ha encontrado esta vez entre estos dos artistas es «la fascinación por los objetos». «Con varias décadas de separación, las obras de Gómez y Madoz se unen para buscar la mirada poética de la fotografía», afirman desde Foto Colectania. Paco Gómez (Pamplona, 1918) y Chema Madoz (Madrid, 1958) comparten la misma visión de la fotografía: «buscan los detalles imperceptibles que inspiran sentimientos y que, gracias a la imaginación, cuentan historias». En la exposición hay juegos visuales, detalles resaltados, retratos de lo aparentemente insustancial, encuadres de un graffiti, comparaciones o la continuidad de una escalera.

Paco Gómez, de formación autodidacta, falleció en 1998, está considerado «un auténtico precursor de la fotografía moderna en nuestro país» e ingresó en 1956 en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid. Por otra parte, Chema Madoz (Premio Nacional de Fotografía 2000), formado en Historia del Arte y Fotografía, oculta en su obra «una rareza que roza la ironía». No hace mucho que se pudo contemplar una exposición monográfica de este fotógrafo en la Sala Amós Salvador de Logroño, pero Roda y Foto Colectania brindan ahora la oportunidad de regresar a su obra artística, siempre comparada con «poemas visuales». «Lo que caracteriza a estos dos grandes fotógrafos madrileños es que han basado su obra en la fascinación por los objetos», explican desde Foto Colectania. Pese a ello, en la muestra que acoge Bodegas Roda pueden encontrarse algunas de las escasas fotografías con figura humana de Madoz junto con el conocido retrato de María Luisa, la mujer de Paco Gómez.

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz