3050052061?profile=original

El fotógrafo gallego Jesús Madriñán ya cuenta con su primera exposición individual en Londres, una reflexión sobre la influencia de los modelos actuales de comportamiento.

Lograr una exposición individual, siendo un artista tan joven, no es tarea fácil pero el gallego Jesús Madriñán lo ha conseguido. La escuela Central Saint Martins de Londres, donde Madriñán cursa su máster de Diseño Comunicativo y Fotografía, acoge estos días su primera muestra.

El gallego explica para lavoz.es cómo consiguió esta pequeña hazaña individual; «Nada más llegar a la escuela me interesó la posibilidad de poder mostrar mi trabajo en una de las salas que la Saint Martins tiene para jóvenes artistas como yo, así que me puse en contacto con ellos y diseñé una propuesta expositiva. Unas semanas después me llamaron para decirme que la propuesta había tenido muy buena acogida y había sido aceptada, así empezó todo».

Dos series de fotografías pueden contemplarse en su primera exposición, una de ellas ya había sido exhibida en anteriores ocasiones, se titula La Audienciay según Madriñán « está compuesta por siete imágenes que reflexionar sobre el poder y la influencia que ejercen la publicidad y los medios de comunicación, contribuyendo a la formación de una realidad tangible y moldeando estereotipos de género.Centrando esta serie en el caso femenino, la intención es mostrar con cierto sarcasmo esta influencia negativa invitando al espectador a la reflexión y, mediante ella, a la consciencia y tal vez el cambio».

Una de estas fotografías fue comprada hace unas semanas después de ser exhibida en la muestra Xhibit 2010

La otra es una novedad en el trabajo del fotógrafo gallego.Se trata deLooking for Something, una serie de gran calado íntimo, basada en las propias experiencias de Madriñán en la capital británica y que pretende reflexionar sobre las nuevas formas de ocio y comportamiento tal como explica el artista; « En esta serie pretendo hacer un retrato de la juventud actual, busco reflexionar sobr la forma en que nos relacionamos y cómo vivimos nuestras vidas en una gran capital como es esta. Para ello retrato jóvenes de noche, en una discoteca o simplemente volviendo a casa después de una gran fiesta. Son momentos reales, personas reales que no conozco, extraños que por un instante se cruzan en mi vida y siento la necesidad de retratarlos, de congelar ese momento con mi cámara. Son 30 pequeños retratos que muestran al espectador pequeñas historias que están en el aire, como si cada uno de estos personajes hubiese salido de una película o un sueño. Vidas que por un momento se cruzaron con la mía en el instante preciso en que decidí fotografiarlas».

Preguntado por la difícil tarea de abrirse paso en el mundo del arte en general, Madriñán defiende ante todo la condición de artistas por encima de todo, « Uno no es artista para vender o para llegar a fin de mes, uno es artista porque sale de dentro. Si tienes la suerte de poder expresarte por medio del arte y vivir de ello es fabuloso. Si no, tal vez tendrás que ganar tu dinero de otra forma, pero no dejarás por ello de ser artista. Para mi el arte existe independientemente de un rango o una medida».

Ante el éxito (que de momento no le falta) su postura también es clara; « El éxito y el arte son cosas diferentes, por eso uno puede ser artista, con o sin éxito, ahí está lo difícil... y es en eso en lo que estamos trabajando».


3050051983?profile=original

3050052100?profile=original


Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz