Publicaciones de Guendy (JLCP) (447)

Ordenar por

9997878298?profile=RESIZE_710x

Te decimos cómo registrarte a los cursos gratis de cine que dará Iztapalapa | Foto: www.gob.mx.

¿Te gustaría aprender sobre el séptimo arte o fotografía? Te compartimos los detalles sobre los cursos gratis de cine 2022 que dará Iztapalapa.

Así lo dio a conocer la alcaldía mediante sus redes sociales, con un anuncio en el que invita a la población a registrarse a su Escuela de Cine Comunitario y Fotografía ‘Pohualizcalli’.

Podrás solicitar tu inscripción a cualquiera de sus 18 talleres de cine o uno de sus 8 cursos de fotografía (hasta 3 talleres por persona).

También hay clases para niños y adolescentes o personas que viven con alguna discapacidad.

Se impartirán en tres modalidades: presenciales, a distancia e híbridas, tú eliges cómo quieres tomarlas. El inicio de clases será el 31 de enero.

El registro es gratis, se hace por internet y estará abierto al público en general del 7 al 14 de enero 2022. Los resultados se darán a conocer entre el 25 y 30 del mismo mes.

A continuación, te compartimos los detalles para que te inscribas o registres a tus hijos a estas actividades.

9997883493?profile=RESIZE_710x

 

Cursos gratis de cine y fotografía en ‘Pohualizcalli’ Iztapalapa

Artes escénicas

  • Actuación para principiantes: miércoles y viernes de 16:00 a 18:00 horas (híbrido).
  • Actuar frente a la cámara: lunes y miércoles de 16:00 a 18:00 horas (presencial o en línea).

Iniciación a la cinematografía

  • Apreciación cinematográfica: martes y jueves de 10:00 a 12:00 horas (en línea).
  • Historia del cine: lunes y martes de 11:00 a 13:00 horas (en línea).

Estructura audiovisual

  • Narrativas cinematográficas: jueves y viernes 16:00 a 18:00 horas (en línea).
  • Creación de historias y guion cinematográfico: viernes de 11:00 a 13:00 horas (en línea) o viernes 13:30 a 15:30 horas (en línea).

Cine documental

  • Cine documental comunitario: martes de 12:00 a 14:00 horas (en línea) o de 17:00 a 19:00 horas (en línea).
  • Cine documental con perspectiva de género: martes de 12:00 a 14:00 horas (en línea) o jueves de 12:00 a 14:00 horas (en línea).
  • El origen de una historia; laboratorio de cine documental: martes y jueves de 16:00 a 18:00 horas (en línea). 

Producción

  • Edición de video: lunes y jueves de 17:00 a 19:00 horas (híbrido) o de 9:00 a 11:00 (presencial).
  • El arte de la postproducción cinematográfica y audiovisual: miércoles de 17:00 a 20:00 horas (en línea) o jueves de 16:00 19:00 (presencial).

Introducción a la fotografía 

  • Iniciación a la fotografía: viernes de 11:00 a 13:00 horas (híbrido) y sábado de 12:00 a 14:00 horas (presencial).
  • Fotografía intermedia: martes de 11:00 a 13:00 horas (híbrido). 
  • Laboratorio de fotografía y revelado digital: lunes y martes de 11:00 a 13:00 horas (híbrido). 

Comercial

  • Arte y fotografía: lunes de 10:00 a 12:00 y de 11:00 a 13:00 horas (en línea).
  • Fotografía de estudio, producto y sociales: lunes y miércoles de 10:00 12:00 horas (híbrido).

Documental  

  • Edición fotográfica y líneas editoriales: lunes y jueves de 11:00 a 13:00 horas (en línea).
  • Fotografía forense: martes y jueves de 15:00 a 17:00 horas (híbrido). 
  • Fotoperiodismo y fotografía documental: lunes de 16:00 a 18:00 horas (en línea).

Infantil

  • Actuación para niños (6 a 11 años): martes de 11:00 a 13:00 horas (en línea) y miércoles de 15:00 a 17:00 (presencial).
  • Cine para niños (7 a 11 años): martes y jueves de 16:00 a 18:00 horas (en línea).
  • Cine para niños (8 a 11 años habitantes de CDMX y Edomex): martes y jueves de 16:00 a 18:00 horas (híbrido).
  • Iniciación fotográfica para niños (6 a 9 años): martes de 16:00 a 18:00 horas (híbrido).
  • Iniciación fotográfica para niños de continuidad (8 a 12 años): martes de 16:00 a 18:00 horas (híbrido).

Juvenil

  • Animación experimental para adolescentes (13 a 17 años): viernes y sábado de 16:00 a 18:00 horas (en línea).
  • Iniciación a la fotografía para adolescentes (13 a 17 años): viernes de 13:00 a 15:00 (híbrido) sábado de 10:00 a 12:00 horas (en línea).

Inclusión

  • Fotografía para personas con síndrome de Down: sábado de 9:00 a 11:00 (híbrido) y martes de 16:00 a 18:00 horas (en línea).
  • Fotografía para personas ciegas y débiles visuales: lunes y jueves de 17:00 a 19:00 horas (híbrido). 

Así es el registro a los cursos gratis de cine

Para registrarte PINCHA AQUÍ

Si existiera algún problema con el enlace esta es la URL

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSeFQxlIWKSfQeKtG0zXi75IgmryTKRhDfsdut3giJaG9B_Y8Q/viewform

A la hora de apuntarte a las clases recuerda que hay 7 horas de diferencia entre España y Mexico

Leer más…

Luz y Tinta Nº 119. Enero 2022

9994601278?profile=RESIZE_710x

PRESENTACIÓN

Reflexiones de año nuevo

Al doblar la última esquina de 2020, suspirábamos por hacer realidad el tópico —año nuevo, vida nueva...—, sobre todo en relación con la evolución de la pandemia: habíamos alimentado la ilusión de pasar página, de que todo acabara en una mala experiencia; y sin embargo, una nueva oleada, que los expertos han bautizado como ‘ómicron’, está de nuevo trayendo toda la inquietud del mundo. Algunos virólogos dicen que éste es el canto de cisne del coronavirus; otros, en cambio, le dan más posibilidades a la enfermedad, con nuevas variantes que acabarán contagiándonos a todos antes o después, hasta que las vacunas alcancen el nivel de idoneidad y de inmunidad que todavía no han conseguido.

Esta pandemia ha entrado a cuchillo en nuestro sistema inmunitario y habrá que seguir no sé cuánto tiempo más —esperemos no agotar el alfabeto griego para denominar las sucesivas variantes que vayan llegando— con todos los temores y todas las precauciones. Puestos a dar soluciones y tomar precauciones en España estamos dando el espectáculo, no sé si bochornoso, pero sí lamentable, de tomar 17 caminos distintos (uno por comunidad autónoma) para afrontar el mismo problema, como si hubiera explotado un nuevo Big Bang que hubiera disgregado y dispersado el mundo, nuestro pequeño mundo. Al final, sea cual sea la comunidad en que uno viva, aca- baremos todos pagando las consecuencias de este problema común.

Uno de los efectos más acusados de este problema general es el de su incidencia en la economía de los distintos países: las bajas laborales, cada vez más altas, son solo el pálido reflejo de lo que real- mente está ocurriendo en la economía mundial, cuyas consecuencias habremos de conocer con el paso del tiempo. En España parece que asistimos a una leve recuperación con respecto al año pasado que lle- va nuestra economía a la era pre-covid, aunque los precios explotan disparando la inflación y abriendo la caja de Pandora de los malos augurios, y aunque el paro descienda de manera tan notable que hace a Pablo Casado rechinar los dientes y montar guardia junto a los luceros iluminados por Vox, en uno más de sus ejercicios de irres- ponsabilidad institucional. Si algo va bien en España es razón de más para que la oposición de derechas saque sus arcabuces y dispare a cuanto se menea.

Claro que todo cuanto ocurra en nuestra economía nacional no será sino parte de lo que suceda en la economía mundial que en este año que hemos dejado atrás ha visto la llegada de Joe Biden en Esta- dos Unidos, con sus planes de gasto expansivo, y el adiós de Angela Merkel en Alemania, abriendo la posibilidad de un nuevo rumbo, con China siempre vigilante y marcando parte del compás.

Sea como fuere, este 2022 que ahora empezamos, con todos los temores, con todas las precauciones, con todas las mascarillas y va- cunas, habrá de ser un año para no olvidar, sobre todo si se cumplen los buenos augurios en cuanto a la estabilización de la pandemia: un año que, en lo que respecta a Luz y Tinta, proseguirá el rumbo hasta ahora marcado y seguiremos ofreciendo nuestra mejor voluntad en los contenidos y cacareando lo que podamos.

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en formato pdf PINCHA AQUÍ

Para ver la revista en multimedia, con videos incluidos, descargarla o comprarla PINCHA AQUÍ

La revista se puede ver tanto en tablet como en teléfonos.

 

 

 

 

Leer más…

9975716680?profile=RESIZE_710x

Fotografiar Madrid es el último título que JdJ editores ha añadido a su colección Consigue realizar 50 imágenes espectaculares. En este caso el libro viene firmado a dúo por Javier Sánchez, autor de las fotografías, y Alfonso del Barrio, responsable de los textos.

Hasta ahora, esta colección se centraba en géneros – retrato, blanco y negro, paiaje, arqutectura, etc. – así que con este nuevo Fotografiar Madrid, la editorial le da una vuelta de tuerca al planteamiento y abre una amplia línea para nuevos títulos alineados con las geografías. También resulta novedoso que textos y fotos sean sean de distinto autor, cosa que no ocurría en las entregas anteriores.

Por lo demás,  Fotografiar Madrid mantiene la estructura característica de esta colección, una primera parte textual centrada en técnica fotográfica y el resto dedicado a las fotografías, en este caso de Madrid.

Cada una de ellas se emplaza en una doble página enfrentada a un texto donde se abordan todos los detalles relacionados con la fotografía en tres epígrafes: Descripción, Composición e Impacto Visual, y Técnica de Iluminación. Están también los datos exif con la marca de la cámara, el objetivo empleado y la apertura, velocidad y sensibilidad ISO, así como un código QR cuya lectura carga en nuestro móvil la información de Google Maps sobre el lugar fotografiado. del Barrio aprovecha el apartado Descripción para introducir píldoras  que le permiten al lector conocer algo de historia y contexto del lugar fotografiado.

9975717876?profile=RESIZE_710x

 

La selección de los lugares de Madrid captados por la cámara de Javier Sánchez es variada y da cabida tanto interiores y exteriores, lo clásico y lo contemporáneo, lugares emblemáticos como la Puerta de Alcalá, la Plaza Mayor, el Palacio de Cristal, o la Puerta del Sol; y cotidianos como el Retiro, el Metro, bares de Malasaña o una librería de viejo e, incluso, algún acontecimiento períodico singular como la trashumancia de las ovejas por la calle de Alcalá.

El planteamiento de los textos incluidos en la primera parte del libro, en este caso, no guarda relación directa con la temática. No se ha centrado Alfonso del Barrio en cómo fotografiar ciudades, el equipo más adecuado, la búsqueda de las luces de la ciudad… ha preferido hacer un texto de iniciación a la fotografía en el que aborda las diferencias y tipos de sensores, la temperatura de color, la exposición, los tipos de medición, formatos de archivo, composición, etc.

El mix de textos y fotografía que componen esta obra hacen que sea un producto híbrido con interés como guía turística sobre retazos de la ciudad y que al mismo tiempo nos permite ver con amplitud el tipo de fotografía y la aproximación de Javier Sánchez a una ciudad como Madrid.

El libro puede adquirirse en este enlace: Fotografiar Madrid Consigue realizar 50 imágenes espectaculares

Leer más…

Luz y Tinta Nº 118. Diciembre 2021

9901567699?profile=RESIZE_710x

PRESENTACIÓN

El huevo y su cacareo

He leído estos días en un artículo que no viene al caso que los mexicanos tienen un dicho que me ha hecho reflexionar: “Después de poner un huevo, hay que cacarearlo”. Es lo que hace la gallina: pone su huevo y luego cacarea un rato, anunciando su puesta y quizás como una forma de publicidad personal. “Ahí queda eso”, viene a decirnos la gallina, orgullosa de su contribución a la tradicional alimentación de los humanos.

Pues bien, nosotros venimos haciendo Luz y Tinta desde hace más de diez años y no sé si lo hemos cacareado bastante. Mes a mes, con una puntualidad ejemplar —al menor retraso ponemos un anuncio en Moldeando dando explicaciones y pidiendo perdones—, con un cuadro de colaboradores también infatigables y con unos resultados más que notables, el día 10 de cada mes ponemos en el kiosco virtual nuestra revista. Y ahí se queda, sin casi cacarearla, sin hacer alarde del resultado: nos limitamos a poner el enlace en Moldeando la luz, que es nuestro escaparate, y nos ponemos a trabajar para el mes siguiente. Alguna vez, y solo alguna vez, Guendy lo anuncia también en Facebook y también alguna vez, y no siempre, yo comparto la salida en mi muro. Pero no siempre, porque, una vez que sacamos la revista al kiosco —y a veces cuesta y hay que luchar contra los elementos, sobre todo los informáticos—, una vez que está el número a disposición de sus lectores, lo que más nos interesa es el próximo. Eso sí, siguiendo muy de cerca los comentarios en el post de la revista en Moldeando, por si hay algún error que detecten nuestros lectores, por si hay alguna queja y, por qué no, porque nos gusta sumergirnos en ese mar de halagos que mes a mes Luz y Tinta cosecha entre sus lectores, algunos fieles desde el número 0. Pero, ya digo, lo que más nos importa es orientar la brújula al día 10 del mes siguiente.

Como ejemplo de esto que digo, puedo contar aquí, sin mencionar nombres, que uno de los colaboradores me manda mensualmente su colaboración el día 11 de cada mes, con lo cual ese día abro otro número, monto ese artículo y coloco mi propio cuento. Ya estoy en marcha. Luego queda ir recibiendo colaboraciones que van entrando poco a poco en la horma de cada número, hasta que normalmente el día 9 cierro el número y cruzo los dedos, porque la plataforma ISSUU, a la que Guendy sube la revista, suele darnos más de un problema, dada su complejidad, y este mes en concreto porque no terminaban de darle el visto bueno, debido a las fotos de desnudos, fotos seleccionadas de los moldeadores de la luz.

Ni que decir tiene que podríamos hacer más publicidad de nuestro producto, que podríamos —y acaso deberíamos— regodearnos en los logros conseguidos hasta ahora y cacarear con suficiencia el resultado de nuestro trabajo. No sé si con esto mejoraríamos nuestra revista, que es y ha sido siempre nuestro objetivo, pero seguramente fortificaríamos nuestro ego. Puedo decir que el mío lo tengo bien asentado y no necesito mayores efusiones, pero también es cierto que a nadie le amarga un dulce y que es muy dulce el sabor del éxito. Y no de otra forma puede calificarse la trayectoria y el rumbo de nuestra revista. Éxito, sí; y aunque me asusta mucho la posibilidad de morir de éxito —ese tópico que acecha inmisericorde a quienes se dejan llevar por la petulancia—, también es cierto que mirando hacia atrás siempre se aprende de aciertos y errores. Y en estos diez años y pico, Luz y Tinta ha tenido sus aciertos y sus errores, aunque estos últimos no pienso cacarearlos.

Por eso, de cara al próximo año, en mi lista de buenos propósitos que sacar adelante, me voy a anotar esto de cacarear de vez en cuando nuestra revista. Eso sí, si me da tiempo, que el día 10 de cada mes tengo una cita con nuestros lectores y no quiero perdérmela.

Francisco Trinidad

Para descargar la revista/libro nº 118 en formato PDF Pincha Aquí

Para comprarla:

Solicite copias impresas impresas, hechas para Internet.

 Simplifique las ventas de impresión bajo demanda con herramientas de software inteligentes, instalaciones de impresión de primera clase y un servicio galardonado

https://www.peecho.com. Para ello es necesario descargarse la revista en formato PDF ya que la solictarán para su impresión.

Para descargarla y verla gratuitamente en formato multimedia  Pincha Aquí

 

 

 

 

Leer más…

Steve McCurry ICONS, 100 imágenes que reivindican su obra

9872845288?profile=RESIZE_584x

Steve McCurry ICONS, 100 imágenes que reivindican su obra

 

El otoño en Madrid está siendo prolífico en exposiciones fotográficas de gran atractivo y la retrospectiva Steve McCurry Icons que reúne cuatro décadas de imágenes de interés humano captadas alrededor del mundo, es sin duda una de las más singulares. Supone la oportunidad de apreciar en directo la obra de este influyente creador de imágenes, catapultado a la fama por una niña afgana, pero firmemente asentado en centenares de fotografías que revalidan su maestría a lo largo de los años.

Steve McCurry Icons estará abierta al público hasta el 13 de febrero de 2022 en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), al tiempo que otra copia de la misma se expone en Italia en la localidad de Conegliano.

El último cuarto del siglo XX no fue un escenario propicio para que un reportero se convirtiera en estrella. En un universo icónico superpoblado de imágenes fijas y ensombrecido por la indeleble viveza de la omnipresente imagen televisiva, escribir el nombre de un fotógrafo en letras de oro como lo habían hecho otros en los dos primeros tercios de la centuria se convirtió en una tarea casi épica. Steve McCurry lo consiguió, avalado por su competencia técnica, su intuición compositiva y, sobre todo, el don de la oportunidad para estar en el lugar adecuado en el momento oportuno.

Aunque la memoria colectiva lo asociará siempre con su inolvidable retrato de una niña afgana refugiada, lo cierto es que son muchas las imágenes icónicas que este gran fotógrafo ha sabido captar a lo largo de cuatro décadas parapetado tras el visor. La muestra Icons, que ahora se ofrece en Madrid, deja cumplida constancia de que McCurry no es un hombre de una sola foto, decena de ellas que demuestran su mérito como singular captador de imágenes.

Esta exposición reúne un centenar de fotografías reproducidas a gran formato y presentadas en un recorrido no cronológico ni geográfico de modo que lugares y tiempos diversos comparten vecindad y es la mirada cercana y curiosa al elemento humano lo que da coherencia y sentido al recorrido de la muestra. No importa que las fotografías nos trasladen de Afganistán a la India, del sudeste asiático a África, de Cuba a Estados Unidos o de Brasil a Italia porque en todo momento nos mantienen en un mismo escenario y un mismo tiempo: el de nuestras vidas dondequiera y cuandoquiera que estas fluyan.

La exposición se complementa con algunos vídeos sobre sus viajes, sus aventuras y su profesión, que revelan algunas de las claves de su vida como fotógrafo y explican cómo se captaron las imágenes y quiénes son las personas retratadas en ellas.

9872848689?profile=RESIZE_710x

Éxito y polémica

La trayectoria de Steve McCurry como brillante cronista gráfico de guerras, esencias culturales, catástrofes, gentes y lugaresse acabó convirtiendo con el paso de los años en reconocimiento, éxito y celebridad y con ella vinieron los encargos ajenos al mundo del reporterismo y la información. El universo de las marcas, incluso el del lujo, recurrieron a él cuando quisieron darle a sus campañas publicitarias y de imagen un tono étnico o próximo, a su manera, a la sensibilidad social.

Así McCurry trabajó para Dior y Louis Vuitton o fue el artífice de dos calendarios altamente preciados en el mundo fotográfico, el de Lavazza y el mismísimo Pirelli, un almanaque que desde 1963 ha venido firmado por gigantes de la fotografía de moda como Bert Stern, Richard Avedon, Peter Lindbergh, Annie Leivobitz o Bruce Weber entre otros.

El acercamiento del reportero gráfico a otros campos de la creación fotográfica no estuvo exento de manifiestas suspicacias por los siempre atentos talibanes presentes en todos los campos, que reclaman la pureza y repudian los mestizajes. Sin embargo, el viento se convirtió en huracán en 2015 cuando alguien hizo notar que imágenes de McCurry publicadas en prensa habían sido manipuladas digitalmente para encajarlas en las proporciones de las portadas a las que iban destinadas o para eliminar elementos que distraían el interés de la composición.

Fue una polémica agria y, desde mi punto de vista farisaica, de la que McCurry se defendió pobremente, sólo alegando que no todas sus imágenes eran periodismo. Habría habido y hay muchos otros argumentos en su defensa, pero el mejor de todos, el incontestable es el de que cuando nos plantamos frente a su obra, nos encontramos frente a un corpus de trabajo sólido, consistente y que debe estar por derecho propio en la historia del mejor reporterismo gráfico del siglo XX.

9872850475?profile=RESIZE_584x

Steve McCurry

Steve McCurry es una de las voces más emblemáticas de la fotografía contemporánea de los últimos 30 años, con decenas de portadas de revistas y libros, más de una docena de publicaciones propias e innumerables exposiciones en todo el mundo.

Nacido en las afueras de Filadelfia, McCurry estudió cine en la Pennsylvania State University, antes de trabajar para un periódico local. Después de varios años como freelance, McCurry realizó el primero de sus muchos viajes a la India; una aventura que emprendió con poco más que una bolsa de ropa y otra con unos de rollos de película.

Después de varios meses de viaje por la India McCurry fue a Pakistán. Allí conoció a un grupo de refugiados afganos que le ayudaron a cruzar la frontera de su país junto a ellos, justo cuando la invasión rusa estaba cerrando el país a todos los periodistas occidentales. McCurry, vestido con atuendo afgano, barba y la piel desgastada por el clima después de semanas conviviendo con los muyahidines, ofreció al mundo las primeras imágenes del conflicto en Afganistán, poniendo un rostro humano al tema de actualidad del momento.

Desde entonces, McCurry ha creado imágenes poderosas en innumerables países de los siete continentes. Su extenso trabajo -que abarca conflictos, culturas en extinción, tradiciones antiguas y sociedades contemporáneas- siempre conserva esa característica forma de capturar a las personas que hizo de su célebre fotografía de la niña afgana Sharbat Gula en 1984.

McCurry ha sido reconocido con algunos de los premios más prestigiosos de la industria, incluida la Medalla de Oro Robert Capa o el National Press Photographers Award, y ha ganado cuatro veces el primer premio del concurso World Press Photo. El Ministro de Cultura de Francia también nombró a McCurry Caballero de la Orden de las Artes y las Letras y, más recientemente, la Royal Photographic Society de Londres le otorgó la Centenary Medal for Lifetime Achievement.

9872856462?profile=RESIZE_710x

9872856864?profile=RESIZE_584x

Más información sobre la exposición PINCHANDO AQUÍ

Leer más…

EL CINE Y SUS LENGUAJES

9867341261?profile=RESIZE_710x

9867341673?profile=RESIZE_710x

Cuando leas la presentación de este libro, si no eres católico no te asustes, no se trata de ningún libro dogmatico ni un tratado de proselitismo a favor de una determinada causa, en este caso religión. Se trata un libro interesante para aquellos que quieran acercarse al conocimiento del CINE y sus lenguajes, se trata de una Metodología más para la formación en este campo. En este caso, el trabajo está  realizado por especialistas en el campo de la educomunicación y el audiovisual, aunque evidentemente al tratarse de una editorial católica se vincule el tema como herramienta para los procesos de evangelización. Un cuchillo sirve para cortar jamón como para matar a una persona. Con ello, creo que queda todo dicho, lo importante en esta caso es el qué, y no el para qué, pues aquí se trata de estudiar un concepto tan importante como como es el lenguaje en el cine. Que se le puede dar un sentido religioso, evidentemente, y todo lo contrario también. No olvidemos que la obra maestra "La pasión de Cristo según San Mateo" fue realizada por un director comunista Pier Paolo Pasolini. Permitirme que os hable un momento de esta obra maestra de Pasolini.

«El Evangelio según San Mateo», película rodada en los míseros pueblos del sur de Italia, dirigida por Pier Paolo Pasolini y dedicada a otro renovador, el Papa Juan XXIII. Una cinta sincera, con escenas desnudas y sin adornos, ante las cuales uno tiene la sensación de ser observador directo de la predicación de Cristo. El Concilio Vaticano II, en el año 1964, cambió también la forma de acercarse a la figura de Jesucristo en el cine. El Evangelio según San Mateo fue estrenado durante su celebración. Con un austero tratamiento fílmico —muchas escenas fueron rodadas con una cámara al hombro—, logró una inmediatez conmovedora y un marcado sentido dramático. Por guión se utilizó la transposición exacta del texto de San Mateo. Los diálogos se alternan con el silencio, donde destaca con fuerza la fotografía en blanco y negro, sólo interrumpida por el viento que arrecia en muchos de los pasajes. O fragmentos de algunas arias de La Pasión según san Mateo, de J. S. Bach, además de los extáticos cantos de las voces Gospel.Realmente conmovedores son la negación y lágrimas de Pedro. Seguido por las callejuelas de la aldea de Matera con una cámara al hombro, se ve a un hombre de espaldas, deshecho, que huye sin consuelo hasta encontrarse solo, para derrumbarse y romper a llorar. Filmada sin crueldad, el dolor se vuelca en la figura de la Virgen, interpretada por la propia madre del director, Susanna Pasolini. Ella sufre y llora mientras Cristo muere, pero se elude en todo momento la cursilería de las estampitas. Por otra parte, el austero vestuario está inspirado en la pintura italiana del primer Renacimiento (siglo XV), especialmente en los frescos y telas de Piero della Francesca.

El reto

La grandeza de la película, aparte de tratarse de una producción poco rentable, fue vencer el reto de imprimir la espiritualidad de Jesús en la materia cinematográfica. Un intento de filmar el silencio o el vacío, porque Dios habla a través del silencio. Representar los actos externos no diría nada. Con sólo la barba y las túnicas se podría hacer correctamente, pero no dejaría de ser una ilustración. Que Dios se encarnó en un cuerpo humano, que pasó por los sufrimientos y dudas del hombre, eso no se puede representar sólo a través de un actor y una escenificación. Hace falta un plan cinematográfico completo para conseguir transparentar a Dios en la pantalla.

En la grabación: Anécdotas, curiosidades divertidas y hasta cisrcunstancias surrealistas del franquismo de la época.

El reparto de la película se nutre de actores no profesionales. Como intérprete de Jesús conoció a un joven sindicalista catalán de madre italiana, que estudiaba literatura y quería centrar su tesis en la obra escrita de Pasolini. Con 19 años, Enrique Irazoqui se convirtió en un Cristo de rostro frágil, que declama el Evangelio con firmeza y gesto sereno.

«Yo era el único del sindicato clandestino que hablaba italiano. Decidimos que fuese a Italia a contactar con gente conocida que nos apoyase en la lucha contra Franco. El último día en Roma me llevan a conocer a un poeta de izquierdas. Fui a su casa y le solté por enésima vez el discurso de la resistencia. Al revés de lo que hacía todo el mundo, que era interrumpir, este hombre me escuchó hasta que terminé de hablar y entonces se levantó y me dijo que iría a España, pero que al mismo tiempo yo podía hacerle un favor. Que hacía dos años que tenía en preparación una película sobre Cristo, siguiendo literalmente el Evangelio de San Mateo, y que no había encontrado todavía al actor que pudiera hacer el personaje. Quería que yo lo hiciese. En más o menos cuatro palabras lo mandé a freír espárragos y le dije que tenía cosas más importantes que hacer, como la construcción de la fraternidad universal». Al final le convenció.

Irazoqui hoy es profesor de literatura en Cadaqués (Gerona). De regreso a la  España de pandereta cultural, las autoridades le retiraron el pasaporte por actuar en una película de propaganda marxista, que curiosamente había ganado dos premios internacionales católicos y se había proyectado en el mismísimo  Concilio Vaticano II.  Otro de los actores para la ocasión fue el filósofo italiano Giorgio Agamben, que interpreta al apóstol Felipe.

 

PRESENTACIÓN

El Papa Francisco en su reciente Exhortación Apostólica Evangelli Gaudium nos invita a ser audaces discípulos misioneros de Cristo, compartiendo a todos el gozo del Evangelio: “La pastoral en clave de misión pretende abandonar el cómodo criterio pastoral de “siempre se ha hecho así́”. Invito a todos a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades” .

Con este espíritu alegre, innovador, audaz, presentamos este manual El cine y sus lenguajes, fruto del trabajo y colaboración de profesionales de la comunicación que formamos la Red de Cine y Espiritualidad de Signis ALC. Y que busca ser una herramienta útil, accesible, practica, para ayudar a las y los jóvenes involucrados en procesos de educación ciudadana y procesos de evangelización.

Por supuesto detrás de este manual están los talleres de “Cine y espiritualidad” que se han realizado en México, Perú́, República Dominicana, Argentina, Venezuela y Ecuador; experiencias compartidas en Encuentros de formadores de cine, vastas publicaciones relacionadas con el tema del cine, educación y ciudadanía como cine, espiritualidad y pastoral, así como muchas reflexiones y metodologías que nos han funcionado en este afán de comunicar la alegría del Evangelio. Sergio Guzmán, S.J. Coordinador de la Red de Cine y EspiritualidadSignis ALC

Para descargar gratuitamente el libro PINCHA AQUÍ

Leer más…

Annie Leibovitz. The Early Years. 1970–1983

9867304056?profile=RESIZE_710x

Annie Leibovitz. The Early Years. 1970–1983

Annie Leibovitz: The Early Years vuelve a los orígenes del ahora legendaria fotógrafa. Como fotógrafa de la revista Rolling Stone en la década de 1970, entonces todavía la "biblia de la contracultura de los baby boomers" (New York Times), se hizo popular con sus fotos de John Lennon, los Stones, Bruce Springsteen, el periodista Gonzo Hunter S. Thompson y otros grandes de la contracultura conocidos internacionalmente. Esta colección rastrea esta época turbulenta en la que Annie Leibovitz encontró su estilo característico y sentó las bases para una carrera única.

"Las fotos de Annie Leibovitz son hitos en la cultura pop".

“Algunas de sus grabaciones se han vuelto tan icónicas que algunas ya han olvidado a quién se las debemos… Este libro nos recuerda el servicio que Annie Leibovitz nos ha prestado al capturar a las personas y los momentos más importantes de las últimas tres décadas de una manera tan brillante haber capturado ".

El libro en tamaño enciclopedia de Annie Leibovitz. Los primeros años. 1970–1983
Versión Inglés, Español, Italiano se vende en la editorial TASCHEN al precio de 40€

9867304487?profile=RESIZE_710x

 

9867305256?profile=RESIZE_710x

 

9867305461?profile=RESIZE_710x

 

9867305894?profile=RESIZE_710x

 

9867306455?profile=RESIZE_710x

 

9867306656?profile=RESIZE_710x

Leer más…

Luz y Tinta Nº 117 Noviembre 2021

9786174292?profile=RESIZE_710x

PRESENTACIÓN

Río revuelto.

 

Desde que empecé́ a leer la prensa diaria asiduamente, allá́ por mis años de estudiante de bachiller, siempre me han gustado los números especiales de fin de año, a modo de almanaques, en que se recoge un resumen de lo que ha sido el año que finaliza. Resúmenes que, sobre todo en las páginas culturales, me ponen al día de lo que me he perdido y debo rescatar en los meses siguientes: novelas, películas, exposiciones antológicas... y últimamente, series, esa moda que se nos ha colado en nuestros televisores por la puerta de atrás y sin remedio.

Sin embargo, a los resúmenes de este año, los temo: serán un nuevo revival de la pandemia que no cesa y del desastre natural del volcán de la Palma, que lleva ya más de 50 días vomitando lava destructora y que amenaza con la destrucción total de la isla, consumada ya la ruina ambiental de lo que en su día fue un paraíso. Serán dichos resúmenes un nuevo recuerdo de la crisis del PP, el mayor partido de la oposición enfrentado a su propia crisis interna —Ayuso contra Génova— y a los capirotazos de la trama Gürtel y los afluentes de corrupción que alimentan ese cuerpo central. Nos hablaran también dichos resúmenes de las dificultades del PSOE para suscribir unos presupuestos que den estabilidad la legislatura y a los acuerdos de la coalición gubernamental. Serán unos resúmenes, insisto, en los que se hablará además de globalización, de la escasez de componentes que la crisis mundial acentúa, de las contradicciones y los últimos coletazos del Brexit: es decir, una suerte de apocalipsis que estos días está teniendo su máxima expresión en la conferencia de Glasgow sobre cambio climático.

Ahí́ es nada, una cumbre mundial para poner a todos los países de acuerdo en algo en lo que ya estamos todos de acuerdo: o hacemos algo, y algo serio, con compromisos concretos y plazos de ejecución, o nos cargamos lo poco que queda del planeta Tierra. Dicho así́, drásticamente, suena bastante apocalíptico, y sin embargo es lo que todos los dirigentes —o casi todos, vaya, siempre hay excepciones— del mundo dicen un día y otro, con voces reposadas como la Barack Obama, que ha puesto el dedo en muchas llagas, o voces más histriónicas, como la de esa adolescente Greta Thumberg que clama en el desierto por esas medidas capaces de frenar el cambio climático y con él la catástrofe que día a día estamos alimentando con nuestras emisiones, nuestros residuos y nuestras inhibiciones.

Porque, por lo que leo en la prensa de estos días en esta cumbre de Glasgow los dirigentes de unos y otros países son incapaces de cerrar acuerdos globales —y mucho menos, compromisos— y se pasean por los pasillos de la negociación como fantasmas sin destino o, por decirlo de una manera más gráfica, como pescadores en río revuelto. No quiero pensar mal, pero me temo que algunos países, con su reticencia a poner remedio y fecha límite a esta innegable catástrofe, están buscando eso, pescar en el río revuelto del calentamiento global y cerrar caja con beneficios de dudoso origen. Aunque ellos no tengan dudas: cuanto más arrasen el medio ambiente mundial más beneficios llegarán a sus ambiciosas arcas.

Francisco Trinidad

 Para descargar la revista en formato "PDF" Pincha Aquí.

Par ver la revista en formato multimedia, descargarla o comprarla PINCHA AQUí

 

 

 

Leer más…

9757289873?profile=RESIZE_710x

 

En este vídeo que viene a continuación, María Antonia García de la Vega nos presenta y hojea su último fotolibro, Ucrónicos, una preciosista galería de retratos teatralizados de inspiración pictórica que lleva a los personajes de la mano a las estéticas de la representación personal y simbólica a lo largo del barroco, el renacimiento, la ilustración o el retratismo decimonónico.

La entrevista con María Antonia García de la Vega está realizada durante la celebración de la primera edición de la Feria del Libro Fotográfico que organizó Est_Art en su sede de Alcobenbdas (Madrid) y que permitió al público asistente conocer una importantísima muestra de los fotolibros de autor que se están realizando en toda España, al tiempo que tuvieron la oportunidad de hablar y comentar las obras con sus autores.

 

Leer más…

Luz y Tinta Nº 116 Octubre 2021

9667046295?profile=RESIZE_710x

PRESENTACIÓN

Los periódicos de esta mañana vienen, por fin, con buenas noticias. Al lado de la gran debacle sísmica de la isla de La Palma, que afortunadamente solo ha producido daños materiales, eso sí, cuantiosos y angustiosos; y al lado del inquietante goteo de los Pandora Papers, encontramos sin embargo noticias alentadoras en torno al coronavirus y sus consecuencias, que nos han estado machacando los dos últimos años.

Por fin, ha bajado el listón de contagios hasta límites tranquilizadores, nos dicen los periódicos de esta mañana; insisto en esto de los periódicos de hoy, porque este virus es tan traidor y la inconsciencia es tanta por parte de algunos grupos que mañana quizás vuelvan a teñirse las previsiones de gris oscuro, si no negro. Pero hoy los titulares destilan optimismo.

En algunas regiones, como la nuestra, Asturias, dada la evolución favorable de la pandemia en las últimas fechas, se han limitado las antiguas restricciones y se han abierto cauces a eso que se llama “nueva normalidad”, que no es otra cosa que volver a lo que vivíamos cuando aún no había atacado el virus en ninguna de sus mutaciones. Eso sí, con algunas secuelas. El periódico señala dos de ellas: se mantiene el uso de las mascarillas en interiores y todavía no se permite fumar en las terrazas.

Como no soy fumador, no se me alcanza el trastorno que pueda suponer fumar o no en las terrazas. En cuanto a las mascarillas, no me resisto a contar una anécdota bien clara de la persistencia en su uso. Hace un par de meses, coincidí con el presidente del Principado, Adrián Barbón, en el jurado del Premio de la Fundación Emilio Barbón. Hablando de todo un poco después del fallo, le pregunté para cuándo preveía que pudiéramos prescindir de la molesta mascarilla y el presidente me contestó, modo galaico, con otra pregunta: ¿Cuántos catarros tuviste este invierno? Unida la respuesta a esta pregunta con las previsiones de los virólogos y especialistas, a nadie se le escapa que tendremos mascarilla para rato; al menos, hasta la primavera, y luego ya veremos.

Pero la relajación de las restricciones sanitarias trae como consecuencia otra serie de mejoras, como el que se recuperen los juegos colectivos —estos, sin mascarilla— en los recreos de colegios e institutos y que establezca la total normalidad en las visitas a residencias de ancianos y hospitales.

Aunque la novedad que más destaca la prensa es la vuelta a las barras de los bares, que hasta ahora estaba prohibida, relegando las tertulias a las mesas de cuatro o de seis. La barra del bar es el ágora moderna, el lugar en que se debate de todo y todos tienen razón en función de lo que alcen la voz, aunque últimamente los smartphone han rebajado la tensión de las discusiones y han instaurado la Wikipedia como árbitro supremo.

Recuperar la barra de los bares supone, ni más ni menos, que olvidar parte de lo pasado y enfocar el futuro con optimismo. Aunque haya que calzarse la mascarilla entre trago y trago. Por eso, esta tarde acudiré a mi sidrería de costumbre, me situaré en una esquina de la barra, tomaré un “culín” de pie (que ya era hora) y esperaré a mis contertulios habituales para discutir estas medidas que estoy comentando —seguro que alguno estará en contra— y, aunque no soy aficionado al fútbol, para tentar la actualidad del derbi Oviedo-Gijón. Porque esa es otra, la barra es el púlpito del fútbol y la mejor escuela de entrenadores que se conozca. Y ya sabemos que, desde la semana pasada, los campos de fútbol han recuperado su aforo habitual. Esto es vida.

Francisco Trinidad

 Para descargar la revista en formato "pdf" PINCHA AQUÍ

 Para descargar la revista en formato multimedia o comprarla PINCHA AQUÍ

La revista tambien se puede ver el los télefonos y en las tabletas digitales.

Puedes verla a continuación en multimedia AQUÍ

 

 

 

Leer más…

Luz y Tinta Nº 115. Septiembre 2021

9552259254?profile=RESIZE_710x

 

PRESENTACIÓN

De cara al futuro cercano.

Buscando hace unos días en una de mis carpetas un dato para algo que ahora no importa, encontré sin embargo un par de notas que, por nostalgia, me hicieron cierta iusión. Se trataba de notas en las que había apuntado ideas sueltas para el contenido de esta revista, Luz y Tinta. Ha pasado más de una década desde entonces y, siguiendo el vaivén del tiempo, esta revista ha cambiado, creo yo que por evolución lógica, pero manteniendo el espíritu de aquellas notas que contenían el germen de lo que hoy somos. Me llamó la atención que la primera de las ideas que allí tenía anotada era la incorporación de las fotos seleccionadas cada mes en Moldeando la luz y sin embargo ha sido una de las últimas ideas, sino la última que ha subido a nuestro sumario.

Dentro de la lógica evolución de contenidos y diseño, aunque manteniendo el mismo espíritu, como un mes antes de que se iniciara la pandemia que nos azota actualmente, habíamos mantenido una reunión un grupo de allegados a la revista y a la red social con el objetivo de intercambiar ideas y programar algo cara al futuro. De aquella reunión salió la idea de convertirnos en Asociación Cultural, para darle cauce legal a nuestras actuaciones. Pero luego el Covid-19 nos recluyó en casa y todo quedó en un bonito proyecto que habrá que retomar en cuanto las circunstancias lo permitan, y todo apunta a que no está lejano el día en que, con las obligadas precaucioes, podamos retomar la vida normal.

Ideas no faltan, y bien patentes y expuestas quedaron en aquella reunión; y parece que ánimos tampoco. Así que en los próximos meses habrá que retomar los pasados proyectos y comenzar a desarrollarlos, con la idea de mantener vivo el espíritu de Moldeando la luz y de Luz y Tinta.

Nuestras páginas informarán cumplidamente de cuanto se vaya avanzando en este sentido. Atrás quedará la pandemia, como un mal recuerdo, como un paréntesis en nuestros proyectos que esperamos tengan la misma vitalidad que esta revista que en su ya larga trayectoria ha sabido mantener el pulso más allá de las previsiones iniciales.

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en formato pdf PINCHA AQUÍ

Para decargarla en multimedia   PINCHA AQUÍ

 

Puedes disfrutar de ella a continuación.

 

 

Leer más…

9527512258?profile=RESIZE_710x

El Arte de Fotografiar la Naturaleza (JdeJ) es una ambiciosa obra pensada para compendiar en un solo libro una ingente cantidad de conocimiento sobre todas la subespecialidades que engloba la fotografía de naturaleza (fauna, macro, paisaje, submarina, etc.) y los aspectos técnicos, compositivos y conceptuales relacionados con su práctica. Además, por la altura fotográfica de sus autores, es tanto un libro técnico como inspiracional que te impulsa a coger la cámara y salir al campo.

Para realizar este volumen con su extensa cantidad de textos y fotografías han colaborado un numeroso grupo de fotógrafos vinculados por su pertenencia al colectivo Portfolio Natural que reúne a algunos de los más destacados fotógrafos de naturaleza de España. La autoría es por lo tanto diversa y las aportaciones, lógicamente, coinciden con los respectivos campos de especialidad de cada fotógrafo.

JdeJ dentro de las diversas líneas de su colección Fotoruta, nos tiene acostumbrados a la publicación de libros sistemáticos que abordan en profundidad los temas que anuncian en su portada. El Arte de Fotografiar la Naturaleza se encuadra en esa línea. Es un libro de 384 páginas con centenares de magníficas fotografías pero, pese a ello, repleto también de texto en letra más bien menuda, para poder contener toda la sabiduría que los autores quieren compartir con el lector.

Lo que este va a encontrar en El Arte de Fotografiar la Naturaleza es un libro con 14 capítulos todos llenos de conocimientos prácticos. Hay seis dedicados a especialidades: Fauna silvestre, macro de insectos y flora, submarina, paisaje, nocturna, y fotografía de naturaleza con drones.  Los otros ocho abordan aspectos genéricos pero siempre desde el prisma de la fotografía de naturaleza. Es en ellos donde se habla del equipo fotográfico necesario para las diversas especialidades, de los recursos de la fotografía de autor en el marco de la naturaleza, de la composición, de la luz y de las técnicas especiales mediante la utilización de filtros y objetivos no estándar. También hay un apartado para compartir una reflexión sobre el planteamiento del viaje fotográfico, otro dedicado a hablar sobre el papel de la fotografía en la conservación de la naturaleza y, finalmente, uno muy breve y genérico con algunos apuntes sobre el procesado.

Pese a la diversidad de autores, el libro ofrece al lector una unidad de planteamiento a lo largo de todos los capítulos. De este modo, todos comienzan con un sumario de lo que aprenderá el lector tras la lectura y contienen numerosos subapartados para clarificar la ubicación de los contenidos, recuadros con información práctica, casos prácticos y pies de foto con comentarios y los datos de la toma de cada una de las fotografías que ilustran los textos.

La verdad es que me alegra mucho que un libro como este, que considero una obra valiosa, no sea una traducción comprada en el mercado internacional sino el fruto del trabajo de un grupo de fotógrafos españoles y de un editor que apuesta por el talento nacional para construir una colección potente de libros de fotografía con un indudable atractivo y valor.

El libro puede adquirirse a través de este enlace: El Arte de Fotografiar la Naturaleza

 

Leer más…

“Queda muy poco tiempo, cada vez habrá más autopistas y menos memoria. No se trata ni de revanchas ni de ajustes de cuentas, sino de la mínima dignidad que cualquier ser humano merece”. El pasado domingo, Elsa Fernández-Santos charlaba con Pedro Almodóvar sobre Madres paralelas, que el miércoles inauguró la 78ª edición de la Mostra de Venecia y que se estrenará en salas el próximo 8 de octubre. Para el director, en España "estamos viviendo cosas gravísimas y nos estamos acostumbrando a escuchar y ver atrocidades”, y contra la expresión “heridas del pasado”, aduce: “No pueden ser más actuales cuando esta misma semana, al fin, se ha aprobado una ley que convierte la exaltación del franquismo en delito y que permitirá que los frailes benedictinos —por cierto, sobre los que me encantaría hacer un documental y una película— ya no sigan en el Valle de los Caídos”

Porque Madres paralelas vertebra dos películas en una: la de dos mujeres que comparten habitación en una maternidad, y la de los más de 100.000 cuerpos de asesinados por la represión franquista y escondidos o abandonados en cunetas y tumbas colectivas, sin que aún hoy se haya logrado un acuerdo político en la imperiosa necesidad de que sus familiares puedan rendirles tributo y enterrarles donde deseen. En la Mostra, Almodóvar aseguró: “La sociedad española tiene una deuda moral enorme con las familias de desaparecidos”, además de insistir: “España está muy crispada, y su clase política más que nunca. Eso es reflejo de que hay un partido que dice cosas que nunca se han dicho, que normalmente ya cae en la ilegalidad, en lo anticonstitucional. Nunca habíamos visto a profesionales de la política que se comportaran con tanta vulgaridad y de una forma tan baja”.

Desde la ciudad italiana Tommaso Koch nos está contando el certamen, y tras el estreno de Madres paralelas, sobre la que habrá tiempo de volver a ella en octubre, ya nos ha hablado de dos potentes películas: El poder del perro, la vuelta al cine de Jane Campion, y Fue la mano de Dios, de Paolo Sorrentino, ambas, cuenta Tommaso, tan interesantes como potentes. Y un detalle más relacionado con la Mostra: la novela El poder del perro, de Thomas Savage, en la que se ha basado Campion para su guion, se reedita ahora en España, y Babelia adelanta un extracto

 

GREGORIO BELINCHÓN

CINE/ EL PAIS

Leer más…

9190400071?profile=RESIZE_710x

 

Sobre la fotografía es un título obligado en la biblioteca de todos los interesados en la fotografía.

 

Por Óscar Colorado Nates*

Hay algunos libros a los que retorno siempre, dos de ellos son Ser Paz (Being Peace) de Thích Nhất Hạnh y Sobre la fotografía de Susan Sontag. El primero es de una sencillez siempre inspiradora. El segundo tiene una profundidad peculiar, no es un libro ligero; sin ser un ladrillo tampoco es particularmente fácil de leer. Sin embargos, uno por su belleza y sinceridad y el otro por la preguntas que ayuda a despertar, comparten esa capacidad de ser leídos y releídos una y otra vez. Como los seres humanos estamos en permanente mutación, resulta interesante cómo cada lectura ofrece nuevas comprensiones y matices.

En el caso de Sontag siempre me descubro subrayando párrafos y he decidido compartirlo con mis lectores. Pero antes, un poco de contexto: ¿Quién fue Susan Sontag? ¿Cuál fue su legado? ¿Qué ha dicho la crítica sobre esta obra a lo largo de los años?

Sobre Susan Sontag

Susan Rosenblatt nació en la ciudad de Nueva York (1933). Su padre, Jack Rosenblatt, murió cuando ella tenía cinco años. Su madre se casó entonces con Nathan Sontag y Susan prefirió adoptar el apellido de su padrastro.[1] La familia se mudó hasta Arizona, luego Susan viajó al norte de Estados Unidos y obtuvo su grado universitario en Chicago, posteriormente realizó estudios de posgrado en Harvard, Oxford [2] y la Sorbona.[3]

sontag2

Escribió cuatro novelas y nueve libros de ensayos que incluyen Against Interpretation On Photography.

Sobre la fotografía (On Photography) incluye ensayos que datan de 1973, 1974 y 1977. Esta recopilación, como conjunto, se ha convertido en un texto clásico de reflexión fotográfica.

susan_sontag_book1

El legado de Sontag

Acerca de On Photography se ha dicho que es un análisis brillante y profundo de los cambios en la imagen fotográfica, donde cada página formula preguntas inquietantes cuya importancia y originalidad ilumina el estudio de la fotografía.[4]

De carácter beligerante, la “dama oscura” de los eruditos estadounidenses, generó una gran polémica por sus opiniones sobre el ataque al súper-poder estadounidense tras los hechos acaecidos el 11 de septiembre en Nueva York.  [5] Susan nunca lo tuvo fácil en su país, donde a veces puede verse a los intelectuales con cierta dosis de recelo. [6]

Mike Harter critica que Sontag no dedicó suficiente tiempo a establecer las premisas de On Photography, pero reconoce que las declaraciones de la autora enganchan, “provocan y evocan los comentarios o la crítica por parte del lector.”[7]

Elizabeth Hardwick, una de las fundadoras de  New York Review of Books escribió que Sontag “tiene una autoridad profunda, una ansiosa y tierna autoridad -la recompensa de la pasión. El tono de sus escritos es especulativo, estudioso pero sin dogmatismos…” [8]

La ensayista publicó en 2003 otro volumen: Regarding the Pain of Others donde retorna a muchos de los temas iniciados o sugeridos en On Photography. Esta segunda entrega vale la pena y refina algunas ideas y discusiones expuestas primeramente en Sobre la Fotografía.[9]

sontag_libro2

Aún para quienes no pudieran estar de acuerdo con Sontag, sus párrafos son un potenciador de ideas y reflexión.

Winston Manrique Sabogal dice de Sontag que era “una de las intelectuales más destacadas de la segunda mitad del siglo XX brillante, combativa, militante de la igualdad entre hombres y mujeres, simpatizante del comunismo, crítica con la política y la sociedad de su país, gran ensayista del arte, enseñante de cómo entender los derroteros culturales del momento, escritora respetada…”[10]

La escritora luchó tres décadas contra la leucemia hasta que  murió a los 71 años en Nueva York (2004).

sontag4

Mis subrayados

He decidido transcribir aquí las citas de Sobre la fotografía que he subrayado en mi re-lectura más reciente. Seguramente si lo vuelvo a leer en algunos meses o años resaltaría otros párrafos, pues se va resonando de manera distinta conforme se adquieren experiencias y aprendizajes nuevos.

susan_sontag_anotaciones

Al final de las citas se pueden encontrar recursos interesantes acerca del libro así como los lugares donde puede adquirirse en librerías, tanto físicas como online, de España, Argentina y México.

C I T A S    S E L E C T A S


Se indica el nombre del capítulo al que pertenece la referencia. Todas las citas están tomadas de la edición que realizó DeBolsillo (Random House Mondadori) especialmente para Librerías Gandhi (México). Los números ([17], [155], [164] etc.) corresponden a las páginas de esta edición. Cabe mencionar sobre esta versión que el precio es muy accesible y el texto es idéntico al de la versión publicada por Alfaguara; sin embargo,  debido a la formación tipográfica, la paginación es distinta.

de En la caverna de Platón

Las fotografías alteran y amplían nuestras nociones de lo que merece la pena mirar y de lo que tenemos derecho a observar. [13]

El resultado más importante del empeño fotográfico es darnos la impresión de que podemos contener el mundo entero en la cabeza, como una antología de imágenes. [13]

Fotografiar es apropiarse de lo fotografiado. [14]

Las fotografías, que almacenan el mundo, parecen incitar el almacenamiento. Se pegan en álbumes, se enmarcan y se ponen sobre meses, se clavan en paredes, se proyectan como diapositivas. Los diarios y revistas las destacan; los policías las catalogan; los museos las exhiben; las editoriales las compilan. [14]

La fotografías son una interpretación del mundo tanto como las pinturas y los dibujos. [15]

Todo uso de la cámara implica una agresión. [15]

Aquella época en que hacer fotografías requería de un artefacto incómodo y caro -el juguete de los ingeniosos, los ricos y los obsesos- parece, en efecto, muy remota a la de la era de las elegantes cámaras de bolsillo que induce a todos a hacer fotos. [15]

Como entonces [1840] no había fotógrafos profesionales, tampoco podía haber aficionados, y la fotografía no tenía un uso social claro. [17]

[La fotografía] Es sobre todo un rito social, una protección contra la ansiedad… [17]

La fotografía se transforma en rito de la vida familiar…[17]

Una fotografía no es el mero resultado del encuentro entre un acontecimiento y un fotógrafo; hacer imágenes es un acontecimiento en sí mismo. [21]

Las cámaras son máquinas que cifran fantasías y crean adicción. [24]

Hay algo depredador en la acción de hacer una foto. Fotografiar personas es violarlas, pues se las ve como jamás se ven a sí mismas, se las conoce como nunca pueden conocerse; transforma a las personas en objetos que pueden ser poseídos simbólicamente. [24]

Algo feo o grotesco puede ser conmovedor porque la atención del fotógrafo lo ha dignificado. [25]

Todas las fotografías son memento mori. [25]

Todas las fotografías atestiguan la despiadada disolución del tiempo. [25]

Una fotografía es a la vez una pseudopresencia y un signo de ausencia. [25]

El tiempo termina por elevar casi todas las fotografías, aun las más inexpertas, a la altura del arte. [30]

La necesidad de confirmar la realidad y dilatar la experiencia mediante fotografías es un consumismo estético al que hoy todos son adictos. [33]

de Estados Unidos visto por fotografías, oscuramente

[Para los fotógrafos aficionados] una fotografía bella es la de algo bello. [36]

Fotografiar es conferir importancia. [36]

No hay modo de suprimir la tendencia intrínseca de toda fotografía a dar valor a sus temas. [36]

de Objetos melancólicos

Las fotografías no parecen depender en exceso de las intenciones del artista. Más bien deben su existencia a una cooperación libre (casi mágica, casi accidental) entre fotógrafo y tema. [59]

[Fotografía:] …la más suave de las depredaciones, con el objeto de documentar una realidad oculta, es decir, una realidad oculta para ellos. [61]

La fotografía ideada como documento social fu un instrumento de esa actitud propia de la clase media, a la vez celosa y meramente tolerante, curiosa e indiferente, llamada humanismo. [62]

No es necesario que los fotógrafos adopten una actitud irónica e inteligente frente al material estereotipado. [64]

Algunos fotógrafos se erigen en científicos, otros en moralistas. Los científicos hacen un inventario del mundo, los moralistas se concentran en casos concretos. [65]

La cámara inevitablemente revela los rostros como máscaras sociales. [65]

La fotografía europea se rigió primordialmente por la noción de lo pintoresco… lo importante… lo bello. [58]

El fotógrafo saquea y preserva, denuncia y consagra a la vez. [70]

Lo que mueve a la gente a hacer fotografías es el hallazgo de algo bello. [89]

Nadie exclama: “¡Qué feo es eso! Tengo que fotografiarlo”. Aun si alguien en efecto lo dijera, todo su sentido sería: “Esa cosa fea me parece… bella”. [89]

de El heroísmo de la visión

A los saciados de imágenes es probable que las puestas se sol les parezcan sensibleras; se parecen ya demasiado, ay, a fotografías. [89]

Muchas personas se inquietan cuando van a ser fotografiadas: no porque teman, como los primitivos, un ultraje, sino porque temen la reprobación de la cámara. [90]

Que las fotografías sean a menudo elogiadas por su veracidad, su honradez, indica que la mayor parte de las fotografía, desde luego, no son veraces. [90]

La historia de la fotografía podría recapitularse como la pugna entre dos imperativos diferente: el embellecimiento […] y la veracidad… [90]

La cámara ha terminado por promover enérgicamente el valor de las apariencias. [91]

Las fotografía no se limitan a verter la realidad de modo realista. Es la realidad la que se somete a un escrutinio y evaluación según su fidelidad a las fotografías. [91]

Como cada fotografía es un mero fragmento, su peso moral y emocional depende de dónde se inserta. Una fotografía cambia según el contexto donde se ve…. [109]

Con cada fotografía ocurre lo que Wittgenstein argumentaba sobre las palabras: su significado es el uso. [109]

La tendencia estetizante de la fotografía es tal que el medio que transmite la angustia termina por neutralizarla. [112]

La mayor vocación de la fotografía es explicar el hombre al hombre. [113]

de Evangelios fotográficos

Lo que interesa “son las fotografías que dicen algo de un modo nuevo -escribe Harry Callahan- no con el propósito de ser diferentes, sino porque el individuo es diferente y el individuo se expresa a sí mismo.” [118]

[Revelación del desequilibro de Robert Frank:] sorprender a la realidad desprevenida den lo que llama los “momentos intersticiales.” [121]

La fotografía es, por su misma naturaleza, una manera promiscua de ver. [128]

Fue la fotografía la que primero puso en circulación la idea de un arte que no se produce por concepción y parto sino por una cita a ciegas (la teoría del rendez-vous de Duchamp). [129]

Muchos profesionales temen ahora que esa estrategia populista haya ido demasiado lejos y el público olvide que la fotografías es, en suma, una actividad noble y exaltada: en pocas palabras, un arte. [130]

Por un breve período pareció que [Edward Weston había erigido] un punto de vista sólido para la evaluación de las fotografías: iluminación impecable, maestría de composición, claridad temática, precisión focal, perfección de la calidad de impresión. Pero esta postura […] está en bancarrota. [135]

¿Qué posición ha reemplazado a la de Weston? Una mucho más incluyente, con criterios que desplazan el centro de evaluación de la fotografía individual en cuanto objeto acabado a a fotografía en cuanto ejemplo de “visión fotográfica.” [135]

Para ser legítima como arte, la fotografía debe cultivar la noción del fotógrafo como auteur, y de que todas las fotografías realizadas por el mismo individuo configuran un corpus. [136]

No es del todo erróneo afirmar que no existe una mala fotografía, sino solo fotografías menos interesantes, menos relevantes, menos misteriosas. [139]

Durante varios decenios, la fotografía estadounidense ha sido dominada por una reacción contra el “westonismo”, es decir, contra la fotografía contemplativa, la fotografía considerada como una exploración visual e independiente del mundo sin ningún apremio social evidente. [140]

El gusto en fotografía propende, acaso necesariamente, a lo global, eclético, permisivo, lo cual significa que en definitiva tiene que negar la diferencia entre buen gusto y mal gusto. Por eso todas las tentativas de los polemistas por erigir un canon parecen ingenuas o ignorantes. [142]

Con el lenguaje se puede elaborar textos científicos, memorandos burocráticos, cartas de amor, listas de supermercado y el París de Balzac. Con la fotografía se pueden hacer retratos para pasaportes, fotografías del tiempo, imágenes pornográficas, rayos X, fotografías de bodas, y el París de Atget. [146]

La fotografía […] tiene la capacidad peculiar de transformar todos sus temas en obras de arte.. [147]

La influencia de la fotografía para volver obsoleto el arte es, a largo plazo, más profunda. [147]

de El mundo de la imagen

Nuestra irreprimible sensación de que el proceso fotográfico es algo mágico tiene una base genuina. [151]

Las fotografías son un modo de apresar una realidad que se considera recalcitrante e inaccesible, de imponerle que se detenga. O bien amplían una realidad que se percibe reducida, vaciada, perecedera, remota. No se puede poseer la realidad, se puede poseer (y ser poseído por) imágenes. [159]

Las cámaras establecen una relación de inferencia con el presente (la realidad es conocida por sus huellas), ofrecen una visión de la experiencia instantáneamente retroactiva. Las fotografías brindan modos paródicos de posesión: del pasado, el presente, aun el futuro. [162]

La fotografía, que tiene tantos usos narcisistas, también es un instrumento poderoso para despersonalizar nuestra relación con el mundo; y ambos usos son complementarios. [162]

La fotografía no se limita a reproducir lo real, lo recicla. [169]

Las cámaras definen la realidad de dos maneras esenciales para el funcionamiento de una sociedad industrial avanzada: como espectáculo (para las masas) y como objeto de vigilancia (para los gobernantes). [173]

Si acaso hay un modo mejor de incluir el mundo de las imágenes en el mundo real, se requerirá de una ecología no solo de las cosas reales, sino también de las imágenes. [175]


oscar_colorado_natesÓscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada en la Universidad Panamericana (Ciudad de México).

 

PARA DESCARGAR EL LIBRO GRATIS. PINCHA AQUÍ

Leer más…

9190374087?profile=RESIZE_710x

Bajo el título de Ritos IbéricosFernando Herráez publicaba hace un año un libro que recoge el acervo cultural y festivo de la España de los años 70 pero que ha visto la luz cuatro decenios después gracias a la editorial Libros.com y a una iniciativa de crowd founding. Es un libro de fotografía documental y antropológica cuyas imágenes, con el paso del tiempo, lejos de perder interés, lo han ganado.

Fernando Herráez no es ningún desconocido, ha tenido una carrera fotográfica larga unida a la fotografía de prensa y ha estado ligado a la agencia Cover y en su última etapa a la docencia en la dirección de la escuela PIC.A Escuela Internacional de Fotografía de Alcobendas y PhotoEspaña.

Pero mucho antes de esto, cuando hacía cada año miles de kilómetros por España y Portugal a bordo de su Seat 600, Fernando formaba parte de un grupo que nunca llegó a formalizarse como tal, compuesto por unos jovencísimos Cristina García Rodero, Cristóbal Hara, Koldo Chamorro y él mismo, todos empeñados en ponerle a su objetivo un filtro antropológico y documentar la realidad del folclore festivo popular que podía, pensaban, estar viviendo los últimos coletazos de su existencia.

Desde la publicación del magistral La España Oculta, Cristina García Rodero se convirtió – por mérito propio- en la reconocidísima estrella de aquel grupo y el resto siguió desarrollando su labor con el reconocimiento que suponen las múltiples exposiciones en las que cada uno de ellos participó, pero sin éxitos editoriales parejos o, incluso, sin la posibilidad de publicar.

Por eso, cuarenta años después, es una satisfacción poder tener ante los ojos este interesantísimo libro que les recuerda a los mayores y les descubre a los jóvenes cómo era España, sus pueblos sus fiestas y su paisanaje allá por los años 70, a caballo entre los estertores de la dictadura y el inicio de la Transición.

Ritos Ibéricos de Fernando Herráez incluye un centenar de imágenes en blanco y negro distribuidas en varios apartados temáticos, como Semana Santa, Toros, Romerías, Gigantes y Cabezudos, Muerte, Cruces de Mayo, Música… El libro, más allá de una interesante introducción que contextualiza la intención del autor, basa exclusivamente en la imagen el mensaje que Herráez quiere transmitir al lector y la verdad es que contemplando las imágenes queda todo dicho sobre cómo y quienes fuimos.

El autor terminó el libro en 1981 pero en 2019 añadió una posdata a su introducción de entonces, una posdata alegre porque en ella reconoce que, pese a sus negros presagios, las fiestas populares de los pueblos siguen hoy gozando de vitalidad y reconocimiento algo que nos alegra a todos por lo que supone de conservación de nuestro patrimonio cultural e histórico.

El libro puede adquirirse a través de esta página de la editorial Libros.com: Ritos ibéricos

Leer más…

9190361662?profile=RESIZE_710x

 

La pandemia ha sido muy prolífica en la producción editorial de Tino Soriano que, recientemente, ha publicado el tercer título que ha escrito durante este periodo: Los Colores y Tú. Entender los colores y las emociones en la fotografía (Anaya Multimedia).

Hay temas que tradicionalmente generan una nutrida bibliografía a su alrededor: la composición, la exposición, la iluminación… y, por supuesto, esta lista incluye el color, una temática a la que muchos autores, no sólo fotógrafos, han dedicado su atención.

El contenido de este nuevo libro de Tino Soriano se divide en tres partes y en dos de ellas no puede eludir, nadie puede, coincidir en planteamientos con la mayoría de los autores que abordan el color. Tiene que hablar en la primera parte de los fundamentos ópticos y fisiológicos del cromatismo, cómo perciben nuestros ojos los colores, la sensibilidad a diferentes gamas de los órganos especializados, la tipología de los colores, las síntesis aditivas y sustractivas, los colores primarios… Toda una lista de conocimientos imprescindibles si no queremos conformarnos sólo con ver los colores sino que deseamos entender en profundidad el fenómeno cromático.

La novedad que aporta Tino soriano tanto en esa primera parte como en la segunda del libro, centrada en las curiosidades sobre los colores, es el estilo fresco y desenfadado de su pluma y la abundancia de ejemplos, citas, referencias, curiosidades y anécdotas, todas ellas bien traídas, que no solo nos ilustran sobre el tema sino que aportan un punto de fundamento histórico y mucha amenidad en la lectura.

 

9190369658?profile=RESIZE_710x

Personalmente, veo en Practicar el Color, que es la tercera parte y la más extensa, la aportación más fotográfica y personal de Tino Soriano en esta obra. En ella no tira de conocimiento histórico o científico para diseccionar el color sino que nos habla desde su experiencia fotográfica a la hora de utilizar el color como ingrediente de éxito de sus imágenes.

Escribe de la utilización de las triadas, los colores dominantes, la contraposición de tonos, los colores de la luz a lo largo del día, las estrategias cuando el tiempo meteorológico es malo, la narrativa, los filtros y un etcétera verdaderamente largo y todo él muy útil para la práctica fotográfica. 

Hay en este apartado del libro reflexiones, consejos y orientaciones que provienen de muchos años de reporterismo y de la necesidad acuciante que a Tino Soriano se le plantea en cada encargo de conseguir buenas fotografías de manera consistente. Donde otros solo ven un día de perros, un lugar abarrotado, una iluminación malísima… hay que encontrar un camino para lograr imágenes impactantes y volver a la redacción con material lo suficientemente bueno para ser publicado. La experiencia marca el camino y aquí Soriano este libro nos brinda muchas pistas.

Hacia el final del libro Tino Soriano define perfectamente en una frase el contenido y planteamiento de su obra: se amaga detrás una filosofía de trabajo que expresa cómo debes organizarte para conseguir la posición más adecuada, apreciar qué sucede cuando abordas un mismo sujeto desde ángulos diferentes, conocer las diferentes manifestaciones de la luz, comprobar la influencia de los colores… de hecho este libro está orientado para resolver todas esas alternativas.

No quiero acabar sin decir que el libro resulta muy atractivo. Por un lado, cuenta con una esmerada maquetación sobre un diseño editorial elegante y muy atractivo que no coincide con la línea habitual de Anaya Multimedia sino que parece estar hecho ad hoc para esta obra. Por otra parte, Tino Soriano además de sus textos, ha hecho una extraordinaria selección de fotografías de modo que cada vez que volteas la página te encuentras, una tras otra, con una agradable nueva sorpresa visual que no solo ilustra los conceptos explicados en el texto, sino que resulta inspiradora, lo mejor que puede ocurrir con un libro de fotografía para fotógrafos. El volumen tiene 272 páginas y está encuadernado en rústica con solapas. Tiene unas dimensiones de 22 x 22ccm.

El libro puede adquirirse a través de este enlace: Los Colores y Tú. Entender los colores y las emociones en la fotografía (Anaya Multimedia).

9190371462?profile=RESIZE_710x

Leer más…

Luz y Tinta Nº 112. Mayo 2021

8910381884?profile=RESIZE_710x

 

PRESENTACIÓN

Fin de semana pletórico.

Escribo francamente desconcertado y alarmado en esta tarde del 9 de mayo en que parece que se ha abierto el postigo de la insensatez y por todas partes asoma el rostro de ceniza de la irresponsabilidad.

Me explico. Hoy 9 de mayo ha terminado el estado de alarma en España y parece que han sonado las trompetas de Jericó y han caído las murallas del sentido común. Entiendo que el estado de alarma es una situación jurídica que da a los aparatos jurídicos —insisto— del Estado determinadas competencias en la suspensión temporal de algunos derechos civiles, por otra parte irrenunciables, como el derecho de reunión. Y todo ello por una razón que todos debiéramos entender porque a todos nos afecta: la pandemia del coronavirus se expande y contagia con el contacto humano, como por activa y por pasiva nos han explicado las autoridades sanitarias. Para acentuar la eficacia de las medidas sanitarias se nos impone el uso de mascarillas, el confinamiento y este estado de alarma que engloba otra serie de medidas, como el toque de queda que tanto molesta a los que claman por una libertad que, demostrado están, no han sabido ejercer.

La libertad que desde algunos sectores se invoca en estos momentos, hay que decirlo claro, es la libertad de emborracharse en grupo, en lo que llamamos botellón, es decir, para no perder el discurso, en una situación propicia para la expansión de la pandemia. Lo he visto en todos los telediarios: grupos de jóvenes con la mascarilla terciada y dándole caña a su bebida preferida, mientras saltan y gritan, celebrando el fin de una situación jurídica —vuelvo a insistir— que no es paralela al fin de la pandemia.

Aparte de la perversión del sentido de la libertad —sé lo que me digo, pues pertenezco a una generación que tuvo que luchar por la libertad frente a una dictadura férrea y crecida—, la actitud de estos jóvenes reclamando libertad con el único objetivo de alimentar su dipsomanía, a más de irresponsable, es totalmente ridícula. Pero entronca con la actitud de algunos políticos y de algunos informadores que han hecho de la posibilidad de acudir a los bares una especie de talismán frente vaya usted a saber qué otras posibilidades.

Ya en el verano pasado se levantó un clamor reclamando bares y playas, lo que a continuación nos trajo una segunda ola más acendrada que la primera. Lo que este descorche masivo nos traiga aún no lo sabemos, aunque todo parece indicar que, a pesar del incremento de las vacunas, también será notable. Y más si se hace del desmadre etílico una ambición de cuyas consecuencias habrá que lamentarse meses más tarde.

Pues lo que nadie puede dudar ni negar es que el virus sigue ahí, vivo y coleando, ajeno a nuestra deriva jurídica y con una capacidad de contagio que está poniendo a prueba todos nuestros avances sanitarios de las últimas décadas. Y lo que nadie duda a estas alturas es de que ha venido para quedarse, para convivir con nosotros y nuestras mascarillas, para atropellar nuestras euforias y para saltar a nuestro sistema inmunitario en cuanto le abrimos la mínima posibilidad.

Y esta posibilidad de los botellones descontrolados no es precisamente mínima.

Francisco Trinidad

 

Para descargar la revista en formato "pdf"  PINCHA AQUÍ

Para verla y descargar la revista en formato multimedia PINCHA AQUÍ

Por razones que aun desconocemos no se puede visionar aquí la revista, pero   PICHA AQUÍ, y  lo puedes ver a pantalla completa,

 

 

 

Leer más…

 

 

8819725466?profile=RESIZE_710x

Novelista, poeta, articulista y profesor 

La entrevista fue realizada por Juan Depunto  en la casa del escritor, en la Alameda de Hércules sevillana,(casa en la que pasó temporadas G. A. Bécquer desde los 11 años en que quedó huérfano de padre y madre y se hicieron cargo de él sus tías); hoy está restaurada por Salvador Compán y Mª. José, profesora de filología inglesa, su compañera y su estímulo, su secretaria y mánager. Aquí ha creado buena parte de su obra.

8819749881?profile=RESIZE_710x

 

Leer más…

Luz y Tinta Nº 111. Abril 2021

8779418887?profile=RESIZE_710x

Vacúnese, haga el favor

Hay temporadas en que una palabra se pone de moda, o la ponen de moda nuestros políticos, lo que es lo mismo, y se la escucha a todas horas. Actualmente la palabra de moda es “vacuna”. En cuanto uno pone la televisión o la radio, o abre un periódico o se sumerge en las redes sociales, la palabra “vacuna” lo llena todo. Es sin duda la más oída y, por supuesto, la que concentra todas nuestras esperanzas de vencer a la pandemia del Covid-19. Claro que de tanto usarla vamos a acabar desgastándola y llegará un momento en que no nos diga nada.

Aunque mucho me temo que esto de la vacuna puede ser como aquello del perrito de Alcibíades que nos contaba antaño un profesor de Historia y que no se me ha olvidado. Según aquel profesor Alcibíades era un ateniense muy pagado de sí mismo que, cuando estaba en Atenas en lugar de ganando batallas con sus malas artes, se paseaba por el Ágora para que todos hablasen de él; pero ocurrió́ que todo el mundo se acostumbró a verlo en sus paseos y dejaron de mencionarle; entonces, para dar pábulo a nuevos comentarios, se hizo acompañar de un perrito en sus paseos y, cuando ya en el ágora estaban acostumbrados al dichoso perrito, mandó que le cortasen el rabo, con lo cual volvieron a renacer los comentarios.

Pues bien, me temo que esto de las vacunas es como lo de aquel perrito, una pantalla, una cortina de humo que intenta desviar la atención sobre un asunto de mayor enjundia cuyo debate se pretende evitar.

Sin ir más lejos, yo no me creo el mareo —de babor a estribor y de proa a popa— a que nos está llevando la vacuna Astrazéneca y los cambios de grupos de edades que provoca y toda la inquietud que está sembrando. Nada sabemos de los efectos secundarios de Pfizer o la Moderna. Es más, ni nos importan, se diría. De la Astrazéneca cada día nos informan de uno de sus malos síntomas y nos dicen quién y cómo ha sido afectado. Como si cada día le cortaran un trocito al rabo del perro para dar que decir y mientras se dice nos olvidamos de algo más serio.

En la misma línea, tampoco me creo que Isabel Díaz Ayuso y sus técnicos y asesores sean tan chapuceros de programar las vacunaciones de Madrid generando colas de tres y hasta cuatro horas de espera. Con lo fácil que es hoy, vía móvil, organizar un evento de estas características. Pero como estamos en plena precampaña electoral han tirado del ejemplo del perro y están dando que hablar, conscientes de que cada vez que se mencione el nombre de la todavía presidenta se está agitando la faltriquera de los votos.

Igual que tampoco puedo creerme que, a día de hoy, cuando ha pasado más de un año desde que se inició la pandemia, y con todo lo que se ha hablado y se habla de las vacunas, en la Unión Europea anden todavía montados en el despiste sin ser capaces de garantizar que habrá vacunas para todos en determinado plazo, ni qué clase de vacunas, ni con qué efectos secundarios, ni a qué grupos de edades pueden o no afectar.

Por eso, cuando a Pedro Sánchez se le llena la boca de agua diciendo aquello de “vacunar, vacunar y vacunar”, a más de uno de sus asesores no le llegará la camisa al cuello, conscientes de que el mensaje puede entenderse como pura logomaquia, pues parece que está entrando en el juego antes de que se repartan las cartas.

En fin, y resumo, que tenemos palabra de moda y que el perrito de Alcibíades vuelve a pasearse por el ágora. Lo que no sé es cuando le cortarán el rabo, aunque sí estoy seguro de que dejaremos de oír la manoseada palabra cuando, por fin, todos estemos vacunados. Aunque sea con la denostada Astrazéneca.

Francisco Trinidad

  Para descargar la revista e formato pdf PINCHA AQUÍ

  Para descargarla o comprarla impresa se encuentra alojada en la plataforma ISSU Pincha aquí

Se encuentra disponible en los formatos para tables y móviles.

A continuación puedes verla aquí en multimedia con videos incorporados. También puedes opinar si estás registrado en nuestra red social de fotografía.

 

 

 

Leer más…