Publicaciones de Guendy (JLCP) (437)

Ordenar por

Luz y Tinta Nº 115. Septiembre 2021

9552259254?profile=RESIZE_710x

 

PRESENTACIÓN

De cara al futuro cercano.

Buscando hace unos días en una de mis carpetas un dato para algo que ahora no importa, encontré sin embargo un par de notas que, por nostalgia, me hicieron cierta iusión. Se trataba de notas en las que había apuntado ideas sueltas para el contenido de esta revista, Luz y Tinta. Ha pasado más de una década desde entonces y, siguiendo el vaivén del tiempo, esta revista ha cambiado, creo yo que por evolución lógica, pero manteniendo el espíritu de aquellas notas que contenían el germen de lo que hoy somos. Me llamó la atención que la primera de las ideas que allí tenía anotada era la incorporación de las fotos seleccionadas cada mes en Moldeando la luz y sin embargo ha sido una de las últimas ideas, sino la última que ha subido a nuestro sumario.

Dentro de la lógica evolución de contenidos y diseño, aunque manteniendo el mismo espíritu, como un mes antes de que se iniciara la pandemia que nos azota actualmente, habíamos mantenido una reunión un grupo de allegados a la revista y a la red social con el objetivo de intercambiar ideas y programar algo cara al futuro. De aquella reunión salió la idea de convertirnos en Asociación Cultural, para darle cauce legal a nuestras actuaciones. Pero luego el Covid-19 nos recluyó en casa y todo quedó en un bonito proyecto que habrá que retomar en cuanto las circunstancias lo permitan, y todo apunta a que no está lejano el día en que, con las obligadas precaucioes, podamos retomar la vida normal.

Ideas no faltan, y bien patentes y expuestas quedaron en aquella reunión; y parece que ánimos tampoco. Así que en los próximos meses habrá que retomar los pasados proyectos y comenzar a desarrollarlos, con la idea de mantener vivo el espíritu de Moldeando la luz y de Luz y Tinta.

Nuestras páginas informarán cumplidamente de cuanto se vaya avanzando en este sentido. Atrás quedará la pandemia, como un mal recuerdo, como un paréntesis en nuestros proyectos que esperamos tengan la misma vitalidad que esta revista que en su ya larga trayectoria ha sabido mantener el pulso más allá de las previsiones iniciales.

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en formato pdf PINCHA AQUÍ

Para decargarla en multimedia   PINCHA AQUÍ

 

Puedes disfrutar de ella a continuación.

contador de visitas

Leer más…

9527512258?profile=RESIZE_710x

El Arte de Fotografiar la Naturaleza (JdeJ) es una ambiciosa obra pensada para compendiar en un solo libro una ingente cantidad de conocimiento sobre todas la subespecialidades que engloba la fotografía de naturaleza (fauna, macro, paisaje, submarina, etc.) y los aspectos técnicos, compositivos y conceptuales relacionados con su práctica. Además, por la altura fotográfica de sus autores, es tanto un libro técnico como inspiracional que te impulsa a coger la cámara y salir al campo.

Para realizar este volumen con su extensa cantidad de textos y fotografías han colaborado un numeroso grupo de fotógrafos vinculados por su pertenencia al colectivo Portfolio Natural que reúne a algunos de los más destacados fotógrafos de naturaleza de España. La autoría es por lo tanto diversa y las aportaciones, lógicamente, coinciden con los respectivos campos de especialidad de cada fotógrafo.

JdeJ dentro de las diversas líneas de su colección Fotoruta, nos tiene acostumbrados a la publicación de libros sistemáticos que abordan en profundidad los temas que anuncian en su portada. El Arte de Fotografiar la Naturaleza se encuadra en esa línea. Es un libro de 384 páginas con centenares de magníficas fotografías pero, pese a ello, repleto también de texto en letra más bien menuda, para poder contener toda la sabiduría que los autores quieren compartir con el lector.

Lo que este va a encontrar en El Arte de Fotografiar la Naturaleza es un libro con 14 capítulos todos llenos de conocimientos prácticos. Hay seis dedicados a especialidades: Fauna silvestre, macro de insectos y flora, submarina, paisaje, nocturna, y fotografía de naturaleza con drones.  Los otros ocho abordan aspectos genéricos pero siempre desde el prisma de la fotografía de naturaleza. Es en ellos donde se habla del equipo fotográfico necesario para las diversas especialidades, de los recursos de la fotografía de autor en el marco de la naturaleza, de la composición, de la luz y de las técnicas especiales mediante la utilización de filtros y objetivos no estándar. También hay un apartado para compartir una reflexión sobre el planteamiento del viaje fotográfico, otro dedicado a hablar sobre el papel de la fotografía en la conservación de la naturaleza y, finalmente, uno muy breve y genérico con algunos apuntes sobre el procesado.

Pese a la diversidad de autores, el libro ofrece al lector una unidad de planteamiento a lo largo de todos los capítulos. De este modo, todos comienzan con un sumario de lo que aprenderá el lector tras la lectura y contienen numerosos subapartados para clarificar la ubicación de los contenidos, recuadros con información práctica, casos prácticos y pies de foto con comentarios y los datos de la toma de cada una de las fotografías que ilustran los textos.

La verdad es que me alegra mucho que un libro como este, que considero una obra valiosa, no sea una traducción comprada en el mercado internacional sino el fruto del trabajo de un grupo de fotógrafos españoles y de un editor que apuesta por el talento nacional para construir una colección potente de libros de fotografía con un indudable atractivo y valor.

El libro puede adquirirse a través de este enlace: El Arte de Fotografiar la Naturaleza

 

Leer más…

“Queda muy poco tiempo, cada vez habrá más autopistas y menos memoria. No se trata ni de revanchas ni de ajustes de cuentas, sino de la mínima dignidad que cualquier ser humano merece”. El pasado domingo, Elsa Fernández-Santos charlaba con Pedro Almodóvar sobre Madres paralelas, que el miércoles inauguró la 78ª edición de la Mostra de Venecia y que se estrenará en salas el próximo 8 de octubre. Para el director, en España "estamos viviendo cosas gravísimas y nos estamos acostumbrando a escuchar y ver atrocidades”, y contra la expresión “heridas del pasado”, aduce: “No pueden ser más actuales cuando esta misma semana, al fin, se ha aprobado una ley que convierte la exaltación del franquismo en delito y que permitirá que los frailes benedictinos —por cierto, sobre los que me encantaría hacer un documental y una película— ya no sigan en el Valle de los Caídos”

Porque Madres paralelas vertebra dos películas en una: la de dos mujeres que comparten habitación en una maternidad, y la de los más de 100.000 cuerpos de asesinados por la represión franquista y escondidos o abandonados en cunetas y tumbas colectivas, sin que aún hoy se haya logrado un acuerdo político en la imperiosa necesidad de que sus familiares puedan rendirles tributo y enterrarles donde deseen. En la Mostra, Almodóvar aseguró: “La sociedad española tiene una deuda moral enorme con las familias de desaparecidos”, además de insistir: “España está muy crispada, y su clase política más que nunca. Eso es reflejo de que hay un partido que dice cosas que nunca se han dicho, que normalmente ya cae en la ilegalidad, en lo anticonstitucional. Nunca habíamos visto a profesionales de la política que se comportaran con tanta vulgaridad y de una forma tan baja”.

Desde la ciudad italiana Tommaso Koch nos está contando el certamen, y tras el estreno de Madres paralelas, sobre la que habrá tiempo de volver a ella en octubre, ya nos ha hablado de dos potentes películas: El poder del perro, la vuelta al cine de Jane Campion, y Fue la mano de Dios, de Paolo Sorrentino, ambas, cuenta Tommaso, tan interesantes como potentes. Y un detalle más relacionado con la Mostra: la novela El poder del perro, de Thomas Savage, en la que se ha basado Campion para su guion, se reedita ahora en España, y Babelia adelanta un extracto

 

GREGORIO BELINCHÓN

CINE/ EL PAIS

Leer más…

9190400071?profile=RESIZE_710x

 

Sobre la fotografía es un título obligado en la biblioteca de todos los interesados en la fotografía.

 

Por Óscar Colorado Nates*

Hay algunos libros a los que retorno siempre, dos de ellos son Ser Paz (Being Peace) de Thích Nhất Hạnh y Sobre la fotografía de Susan Sontag. El primero es de una sencillez siempre inspiradora. El segundo tiene una profundidad peculiar, no es un libro ligero; sin ser un ladrillo tampoco es particularmente fácil de leer. Sin embargos, uno por su belleza y sinceridad y el otro por la preguntas que ayuda a despertar, comparten esa capacidad de ser leídos y releídos una y otra vez. Como los seres humanos estamos en permanente mutación, resulta interesante cómo cada lectura ofrece nuevas comprensiones y matices.

En el caso de Sontag siempre me descubro subrayando párrafos y he decidido compartirlo con mis lectores. Pero antes, un poco de contexto: ¿Quién fue Susan Sontag? ¿Cuál fue su legado? ¿Qué ha dicho la crítica sobre esta obra a lo largo de los años?

Sobre Susan Sontag

Susan Rosenblatt nació en la ciudad de Nueva York (1933). Su padre, Jack Rosenblatt, murió cuando ella tenía cinco años. Su madre se casó entonces con Nathan Sontag y Susan prefirió adoptar el apellido de su padrastro.[1] La familia se mudó hasta Arizona, luego Susan viajó al norte de Estados Unidos y obtuvo su grado universitario en Chicago, posteriormente realizó estudios de posgrado en Harvard, Oxford [2] y la Sorbona.[3]

sontag2

Escribió cuatro novelas y nueve libros de ensayos que incluyen Against Interpretation On Photography.

Sobre la fotografía (On Photography) incluye ensayos que datan de 1973, 1974 y 1977. Esta recopilación, como conjunto, se ha convertido en un texto clásico de reflexión fotográfica.

susan_sontag_book1

El legado de Sontag

Acerca de On Photography se ha dicho que es un análisis brillante y profundo de los cambios en la imagen fotográfica, donde cada página formula preguntas inquietantes cuya importancia y originalidad ilumina el estudio de la fotografía.[4]

De carácter beligerante, la “dama oscura” de los eruditos estadounidenses, generó una gran polémica por sus opiniones sobre el ataque al súper-poder estadounidense tras los hechos acaecidos el 11 de septiembre en Nueva York.  [5] Susan nunca lo tuvo fácil en su país, donde a veces puede verse a los intelectuales con cierta dosis de recelo. [6]

Mike Harter critica que Sontag no dedicó suficiente tiempo a establecer las premisas de On Photography, pero reconoce que las declaraciones de la autora enganchan, “provocan y evocan los comentarios o la crítica por parte del lector.”[7]

Elizabeth Hardwick, una de las fundadoras de  New York Review of Books escribió que Sontag “tiene una autoridad profunda, una ansiosa y tierna autoridad -la recompensa de la pasión. El tono de sus escritos es especulativo, estudioso pero sin dogmatismos…” [8]

La ensayista publicó en 2003 otro volumen: Regarding the Pain of Others donde retorna a muchos de los temas iniciados o sugeridos en On Photography. Esta segunda entrega vale la pena y refina algunas ideas y discusiones expuestas primeramente en Sobre la Fotografía.[9]

sontag_libro2

Aún para quienes no pudieran estar de acuerdo con Sontag, sus párrafos son un potenciador de ideas y reflexión.

Winston Manrique Sabogal dice de Sontag que era “una de las intelectuales más destacadas de la segunda mitad del siglo XX brillante, combativa, militante de la igualdad entre hombres y mujeres, simpatizante del comunismo, crítica con la política y la sociedad de su país, gran ensayista del arte, enseñante de cómo entender los derroteros culturales del momento, escritora respetada…”[10]

La escritora luchó tres décadas contra la leucemia hasta que  murió a los 71 años en Nueva York (2004).

sontag4

Mis subrayados

He decidido transcribir aquí las citas de Sobre la fotografía que he subrayado en mi re-lectura más reciente. Seguramente si lo vuelvo a leer en algunos meses o años resaltaría otros párrafos, pues se va resonando de manera distinta conforme se adquieren experiencias y aprendizajes nuevos.

susan_sontag_anotaciones

Al final de las citas se pueden encontrar recursos interesantes acerca del libro así como los lugares donde puede adquirirse en librerías, tanto físicas como online, de España, Argentina y México.

C I T A S    S E L E C T A S


Se indica el nombre del capítulo al que pertenece la referencia. Todas las citas están tomadas de la edición que realizó DeBolsillo (Random House Mondadori) especialmente para Librerías Gandhi (México). Los números ([17], [155], [164] etc.) corresponden a las páginas de esta edición. Cabe mencionar sobre esta versión que el precio es muy accesible y el texto es idéntico al de la versión publicada por Alfaguara; sin embargo,  debido a la formación tipográfica, la paginación es distinta.

de En la caverna de Platón

Las fotografías alteran y amplían nuestras nociones de lo que merece la pena mirar y de lo que tenemos derecho a observar. [13]

El resultado más importante del empeño fotográfico es darnos la impresión de que podemos contener el mundo entero en la cabeza, como una antología de imágenes. [13]

Fotografiar es apropiarse de lo fotografiado. [14]

Las fotografías, que almacenan el mundo, parecen incitar el almacenamiento. Se pegan en álbumes, se enmarcan y se ponen sobre meses, se clavan en paredes, se proyectan como diapositivas. Los diarios y revistas las destacan; los policías las catalogan; los museos las exhiben; las editoriales las compilan. [14]

La fotografías son una interpretación del mundo tanto como las pinturas y los dibujos. [15]

Todo uso de la cámara implica una agresión. [15]

Aquella época en que hacer fotografías requería de un artefacto incómodo y caro -el juguete de los ingeniosos, los ricos y los obsesos- parece, en efecto, muy remota a la de la era de las elegantes cámaras de bolsillo que induce a todos a hacer fotos. [15]

Como entonces [1840] no había fotógrafos profesionales, tampoco podía haber aficionados, y la fotografía no tenía un uso social claro. [17]

[La fotografía] Es sobre todo un rito social, una protección contra la ansiedad… [17]

La fotografía se transforma en rito de la vida familiar…[17]

Una fotografía no es el mero resultado del encuentro entre un acontecimiento y un fotógrafo; hacer imágenes es un acontecimiento en sí mismo. [21]

Las cámaras son máquinas que cifran fantasías y crean adicción. [24]

Hay algo depredador en la acción de hacer una foto. Fotografiar personas es violarlas, pues se las ve como jamás se ven a sí mismas, se las conoce como nunca pueden conocerse; transforma a las personas en objetos que pueden ser poseídos simbólicamente. [24]

Algo feo o grotesco puede ser conmovedor porque la atención del fotógrafo lo ha dignificado. [25]

Todas las fotografías son memento mori. [25]

Todas las fotografías atestiguan la despiadada disolución del tiempo. [25]

Una fotografía es a la vez una pseudopresencia y un signo de ausencia. [25]

El tiempo termina por elevar casi todas las fotografías, aun las más inexpertas, a la altura del arte. [30]

La necesidad de confirmar la realidad y dilatar la experiencia mediante fotografías es un consumismo estético al que hoy todos son adictos. [33]

de Estados Unidos visto por fotografías, oscuramente

[Para los fotógrafos aficionados] una fotografía bella es la de algo bello. [36]

Fotografiar es conferir importancia. [36]

No hay modo de suprimir la tendencia intrínseca de toda fotografía a dar valor a sus temas. [36]

de Objetos melancólicos

Las fotografías no parecen depender en exceso de las intenciones del artista. Más bien deben su existencia a una cooperación libre (casi mágica, casi accidental) entre fotógrafo y tema. [59]

[Fotografía:] …la más suave de las depredaciones, con el objeto de documentar una realidad oculta, es decir, una realidad oculta para ellos. [61]

La fotografía ideada como documento social fu un instrumento de esa actitud propia de la clase media, a la vez celosa y meramente tolerante, curiosa e indiferente, llamada humanismo. [62]

No es necesario que los fotógrafos adopten una actitud irónica e inteligente frente al material estereotipado. [64]

Algunos fotógrafos se erigen en científicos, otros en moralistas. Los científicos hacen un inventario del mundo, los moralistas se concentran en casos concretos. [65]

La cámara inevitablemente revela los rostros como máscaras sociales. [65]

La fotografía europea se rigió primordialmente por la noción de lo pintoresco… lo importante… lo bello. [58]

El fotógrafo saquea y preserva, denuncia y consagra a la vez. [70]

Lo que mueve a la gente a hacer fotografías es el hallazgo de algo bello. [89]

Nadie exclama: “¡Qué feo es eso! Tengo que fotografiarlo”. Aun si alguien en efecto lo dijera, todo su sentido sería: “Esa cosa fea me parece… bella”. [89]

de El heroísmo de la visión

A los saciados de imágenes es probable que las puestas se sol les parezcan sensibleras; se parecen ya demasiado, ay, a fotografías. [89]

Muchas personas se inquietan cuando van a ser fotografiadas: no porque teman, como los primitivos, un ultraje, sino porque temen la reprobación de la cámara. [90]

Que las fotografías sean a menudo elogiadas por su veracidad, su honradez, indica que la mayor parte de las fotografía, desde luego, no son veraces. [90]

La historia de la fotografía podría recapitularse como la pugna entre dos imperativos diferente: el embellecimiento […] y la veracidad… [90]

La cámara ha terminado por promover enérgicamente el valor de las apariencias. [91]

Las fotografía no se limitan a verter la realidad de modo realista. Es la realidad la que se somete a un escrutinio y evaluación según su fidelidad a las fotografías. [91]

Como cada fotografía es un mero fragmento, su peso moral y emocional depende de dónde se inserta. Una fotografía cambia según el contexto donde se ve…. [109]

Con cada fotografía ocurre lo que Wittgenstein argumentaba sobre las palabras: su significado es el uso. [109]

La tendencia estetizante de la fotografía es tal que el medio que transmite la angustia termina por neutralizarla. [112]

La mayor vocación de la fotografía es explicar el hombre al hombre. [113]

de Evangelios fotográficos

Lo que interesa “son las fotografías que dicen algo de un modo nuevo -escribe Harry Callahan- no con el propósito de ser diferentes, sino porque el individuo es diferente y el individuo se expresa a sí mismo.” [118]

[Revelación del desequilibro de Robert Frank:] sorprender a la realidad desprevenida den lo que llama los “momentos intersticiales.” [121]

La fotografía es, por su misma naturaleza, una manera promiscua de ver. [128]

Fue la fotografía la que primero puso en circulación la idea de un arte que no se produce por concepción y parto sino por una cita a ciegas (la teoría del rendez-vous de Duchamp). [129]

Muchos profesionales temen ahora que esa estrategia populista haya ido demasiado lejos y el público olvide que la fotografías es, en suma, una actividad noble y exaltada: en pocas palabras, un arte. [130]

Por un breve período pareció que [Edward Weston había erigido] un punto de vista sólido para la evaluación de las fotografías: iluminación impecable, maestría de composición, claridad temática, precisión focal, perfección de la calidad de impresión. Pero esta postura […] está en bancarrota. [135]

¿Qué posición ha reemplazado a la de Weston? Una mucho más incluyente, con criterios que desplazan el centro de evaluación de la fotografía individual en cuanto objeto acabado a a fotografía en cuanto ejemplo de “visión fotográfica.” [135]

Para ser legítima como arte, la fotografía debe cultivar la noción del fotógrafo como auteur, y de que todas las fotografías realizadas por el mismo individuo configuran un corpus. [136]

No es del todo erróneo afirmar que no existe una mala fotografía, sino solo fotografías menos interesantes, menos relevantes, menos misteriosas. [139]

Durante varios decenios, la fotografía estadounidense ha sido dominada por una reacción contra el “westonismo”, es decir, contra la fotografía contemplativa, la fotografía considerada como una exploración visual e independiente del mundo sin ningún apremio social evidente. [140]

El gusto en fotografía propende, acaso necesariamente, a lo global, eclético, permisivo, lo cual significa que en definitiva tiene que negar la diferencia entre buen gusto y mal gusto. Por eso todas las tentativas de los polemistas por erigir un canon parecen ingenuas o ignorantes. [142]

Con el lenguaje se puede elaborar textos científicos, memorandos burocráticos, cartas de amor, listas de supermercado y el París de Balzac. Con la fotografía se pueden hacer retratos para pasaportes, fotografías del tiempo, imágenes pornográficas, rayos X, fotografías de bodas, y el París de Atget. [146]

La fotografía […] tiene la capacidad peculiar de transformar todos sus temas en obras de arte.. [147]

La influencia de la fotografía para volver obsoleto el arte es, a largo plazo, más profunda. [147]

de El mundo de la imagen

Nuestra irreprimible sensación de que el proceso fotográfico es algo mágico tiene una base genuina. [151]

Las fotografías son un modo de apresar una realidad que se considera recalcitrante e inaccesible, de imponerle que se detenga. O bien amplían una realidad que se percibe reducida, vaciada, perecedera, remota. No se puede poseer la realidad, se puede poseer (y ser poseído por) imágenes. [159]

Las cámaras establecen una relación de inferencia con el presente (la realidad es conocida por sus huellas), ofrecen una visión de la experiencia instantáneamente retroactiva. Las fotografías brindan modos paródicos de posesión: del pasado, el presente, aun el futuro. [162]

La fotografía, que tiene tantos usos narcisistas, también es un instrumento poderoso para despersonalizar nuestra relación con el mundo; y ambos usos son complementarios. [162]

La fotografía no se limita a reproducir lo real, lo recicla. [169]

Las cámaras definen la realidad de dos maneras esenciales para el funcionamiento de una sociedad industrial avanzada: como espectáculo (para las masas) y como objeto de vigilancia (para los gobernantes). [173]

Si acaso hay un modo mejor de incluir el mundo de las imágenes en el mundo real, se requerirá de una ecología no solo de las cosas reales, sino también de las imágenes. [175]


oscar_colorado_natesÓscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada en la Universidad Panamericana (Ciudad de México).

 

PARA DESCARGAR EL LIBRO GRATIS. PINCHA AQUÍ

Leer más…

9190374087?profile=RESIZE_710x

Bajo el título de Ritos IbéricosFernando Herráez publicaba hace un año un libro que recoge el acervo cultural y festivo de la España de los años 70 pero que ha visto la luz cuatro decenios después gracias a la editorial Libros.com y a una iniciativa de crowd founding. Es un libro de fotografía documental y antropológica cuyas imágenes, con el paso del tiempo, lejos de perder interés, lo han ganado.

Fernando Herráez no es ningún desconocido, ha tenido una carrera fotográfica larga unida a la fotografía de prensa y ha estado ligado a la agencia Cover y en su última etapa a la docencia en la dirección de la escuela PIC.A Escuela Internacional de Fotografía de Alcobendas y PhotoEspaña.

Pero mucho antes de esto, cuando hacía cada año miles de kilómetros por España y Portugal a bordo de su Seat 600, Fernando formaba parte de un grupo que nunca llegó a formalizarse como tal, compuesto por unos jovencísimos Cristina García Rodero, Cristóbal Hara, Koldo Chamorro y él mismo, todos empeñados en ponerle a su objetivo un filtro antropológico y documentar la realidad del folclore festivo popular que podía, pensaban, estar viviendo los últimos coletazos de su existencia.

Desde la publicación del magistral La España Oculta, Cristina García Rodero se convirtió – por mérito propio- en la reconocidísima estrella de aquel grupo y el resto siguió desarrollando su labor con el reconocimiento que suponen las múltiples exposiciones en las que cada uno de ellos participó, pero sin éxitos editoriales parejos o, incluso, sin la posibilidad de publicar.

Por eso, cuarenta años después, es una satisfacción poder tener ante los ojos este interesantísimo libro que les recuerda a los mayores y les descubre a los jóvenes cómo era España, sus pueblos sus fiestas y su paisanaje allá por los años 70, a caballo entre los estertores de la dictadura y el inicio de la Transición.

Ritos Ibéricos de Fernando Herráez incluye un centenar de imágenes en blanco y negro distribuidas en varios apartados temáticos, como Semana Santa, Toros, Romerías, Gigantes y Cabezudos, Muerte, Cruces de Mayo, Música… El libro, más allá de una interesante introducción que contextualiza la intención del autor, basa exclusivamente en la imagen el mensaje que Herráez quiere transmitir al lector y la verdad es que contemplando las imágenes queda todo dicho sobre cómo y quienes fuimos.

El autor terminó el libro en 1981 pero en 2019 añadió una posdata a su introducción de entonces, una posdata alegre porque en ella reconoce que, pese a sus negros presagios, las fiestas populares de los pueblos siguen hoy gozando de vitalidad y reconocimiento algo que nos alegra a todos por lo que supone de conservación de nuestro patrimonio cultural e histórico.

El libro puede adquirirse a través de esta página de la editorial Libros.com: Ritos ibéricos

Leer más…

9190361662?profile=RESIZE_710x

 

La pandemia ha sido muy prolífica en la producción editorial de Tino Soriano que, recientemente, ha publicado el tercer título que ha escrito durante este periodo: Los Colores y Tú. Entender los colores y las emociones en la fotografía (Anaya Multimedia).

Hay temas que tradicionalmente generan una nutrida bibliografía a su alrededor: la composición, la exposición, la iluminación… y, por supuesto, esta lista incluye el color, una temática a la que muchos autores, no sólo fotógrafos, han dedicado su atención.

El contenido de este nuevo libro de Tino Soriano se divide en tres partes y en dos de ellas no puede eludir, nadie puede, coincidir en planteamientos con la mayoría de los autores que abordan el color. Tiene que hablar en la primera parte de los fundamentos ópticos y fisiológicos del cromatismo, cómo perciben nuestros ojos los colores, la sensibilidad a diferentes gamas de los órganos especializados, la tipología de los colores, las síntesis aditivas y sustractivas, los colores primarios… Toda una lista de conocimientos imprescindibles si no queremos conformarnos sólo con ver los colores sino que deseamos entender en profundidad el fenómeno cromático.

La novedad que aporta Tino soriano tanto en esa primera parte como en la segunda del libro, centrada en las curiosidades sobre los colores, es el estilo fresco y desenfadado de su pluma y la abundancia de ejemplos, citas, referencias, curiosidades y anécdotas, todas ellas bien traídas, que no solo nos ilustran sobre el tema sino que aportan un punto de fundamento histórico y mucha amenidad en la lectura.

 

9190369658?profile=RESIZE_710x

Personalmente, veo en Practicar el Color, que es la tercera parte y la más extensa, la aportación más fotográfica y personal de Tino Soriano en esta obra. En ella no tira de conocimiento histórico o científico para diseccionar el color sino que nos habla desde su experiencia fotográfica a la hora de utilizar el color como ingrediente de éxito de sus imágenes.

Escribe de la utilización de las triadas, los colores dominantes, la contraposición de tonos, los colores de la luz a lo largo del día, las estrategias cuando el tiempo meteorológico es malo, la narrativa, los filtros y un etcétera verdaderamente largo y todo él muy útil para la práctica fotográfica. 

Hay en este apartado del libro reflexiones, consejos y orientaciones que provienen de muchos años de reporterismo y de la necesidad acuciante que a Tino Soriano se le plantea en cada encargo de conseguir buenas fotografías de manera consistente. Donde otros solo ven un día de perros, un lugar abarrotado, una iluminación malísima… hay que encontrar un camino para lograr imágenes impactantes y volver a la redacción con material lo suficientemente bueno para ser publicado. La experiencia marca el camino y aquí Soriano este libro nos brinda muchas pistas.

Hacia el final del libro Tino Soriano define perfectamente en una frase el contenido y planteamiento de su obra: se amaga detrás una filosofía de trabajo que expresa cómo debes organizarte para conseguir la posición más adecuada, apreciar qué sucede cuando abordas un mismo sujeto desde ángulos diferentes, conocer las diferentes manifestaciones de la luz, comprobar la influencia de los colores… de hecho este libro está orientado para resolver todas esas alternativas.

No quiero acabar sin decir que el libro resulta muy atractivo. Por un lado, cuenta con una esmerada maquetación sobre un diseño editorial elegante y muy atractivo que no coincide con la línea habitual de Anaya Multimedia sino que parece estar hecho ad hoc para esta obra. Por otra parte, Tino Soriano además de sus textos, ha hecho una extraordinaria selección de fotografías de modo que cada vez que volteas la página te encuentras, una tras otra, con una agradable nueva sorpresa visual que no solo ilustra los conceptos explicados en el texto, sino que resulta inspiradora, lo mejor que puede ocurrir con un libro de fotografía para fotógrafos. El volumen tiene 272 páginas y está encuadernado en rústica con solapas. Tiene unas dimensiones de 22 x 22ccm.

El libro puede adquirirse a través de este enlace: Los Colores y Tú. Entender los colores y las emociones en la fotografía (Anaya Multimedia).

9190371462?profile=RESIZE_710x

Leer más…

Luz y Tinta Nº 112. Mayo 2021

8910381884?profile=RESIZE_710x

 

PRESENTACIÓN

Fin de semana pletórico.

Escribo francamente desconcertado y alarmado en esta tarde del 9 de mayo en que parece que se ha abierto el postigo de la insensatez y por todas partes asoma el rostro de ceniza de la irresponsabilidad.

Me explico. Hoy 9 de mayo ha terminado el estado de alarma en España y parece que han sonado las trompetas de Jericó y han caído las murallas del sentido común. Entiendo que el estado de alarma es una situación jurídica que da a los aparatos jurídicos —insisto— del Estado determinadas competencias en la suspensión temporal de algunos derechos civiles, por otra parte irrenunciables, como el derecho de reunión. Y todo ello por una razón que todos debiéramos entender porque a todos nos afecta: la pandemia del coronavirus se expande y contagia con el contacto humano, como por activa y por pasiva nos han explicado las autoridades sanitarias. Para acentuar la eficacia de las medidas sanitarias se nos impone el uso de mascarillas, el confinamiento y este estado de alarma que engloba otra serie de medidas, como el toque de queda que tanto molesta a los que claman por una libertad que, demostrado están, no han sabido ejercer.

La libertad que desde algunos sectores se invoca en estos momentos, hay que decirlo claro, es la libertad de emborracharse en grupo, en lo que llamamos botellón, es decir, para no perder el discurso, en una situación propicia para la expansión de la pandemia. Lo he visto en todos los telediarios: grupos de jóvenes con la mascarilla terciada y dándole caña a su bebida preferida, mientras saltan y gritan, celebrando el fin de una situación jurídica —vuelvo a insistir— que no es paralela al fin de la pandemia.

Aparte de la perversión del sentido de la libertad —sé lo que me digo, pues pertenezco a una generación que tuvo que luchar por la libertad frente a una dictadura férrea y crecida—, la actitud de estos jóvenes reclamando libertad con el único objetivo de alimentar su dipsomanía, a más de irresponsable, es totalmente ridícula. Pero entronca con la actitud de algunos políticos y de algunos informadores que han hecho de la posibilidad de acudir a los bares una especie de talismán frente vaya usted a saber qué otras posibilidades.

Ya en el verano pasado se levantó un clamor reclamando bares y playas, lo que a continuación nos trajo una segunda ola más acendrada que la primera. Lo que este descorche masivo nos traiga aún no lo sabemos, aunque todo parece indicar que, a pesar del incremento de las vacunas, también será notable. Y más si se hace del desmadre etílico una ambición de cuyas consecuencias habrá que lamentarse meses más tarde.

Pues lo que nadie puede dudar ni negar es que el virus sigue ahí, vivo y coleando, ajeno a nuestra deriva jurídica y con una capacidad de contagio que está poniendo a prueba todos nuestros avances sanitarios de las últimas décadas. Y lo que nadie duda a estas alturas es de que ha venido para quedarse, para convivir con nosotros y nuestras mascarillas, para atropellar nuestras euforias y para saltar a nuestro sistema inmunitario en cuanto le abrimos la mínima posibilidad.

Y esta posibilidad de los botellones descontrolados no es precisamente mínima.

Francisco Trinidad

 

Para descargar la revista en formato "pdf"  PINCHA AQUÍ

Para verla y descargar la revista en formato multimedia PINCHA AQUÍ

Por razones que aun desconocemos no se puede visionar aquí la revista, pero   PICHA AQUÍ, y  lo puedes ver a pantalla completa,

 

contador de visitas

Leer más…

 

 

8819725466?profile=RESIZE_710x

Novelista, poeta, articulista y profesor 

La entrevista fue realizada por Juan Depunto  en la casa del escritor, en la Alameda de Hércules sevillana,(casa en la que pasó temporadas G. A. Bécquer desde los 11 años en que quedó huérfano de padre y madre y se hicieron cargo de él sus tías); hoy está restaurada por Salvador Compán y Mª. José, profesora de filología inglesa, su compañera y su estímulo, su secretaria y mánager. Aquí ha creado buena parte de su obra.

8819749881?profile=RESIZE_710x

 

Leer más…

Luz y Tinta Nº 111. Abril 2021

8779418887?profile=RESIZE_710x

Vacúnese, haga el favor

Hay temporadas en que una palabra se pone de moda, o la ponen de moda nuestros políticos, lo que es lo mismo, y se la escucha a todas horas. Actualmente la palabra de moda es “vacuna”. En cuanto uno pone la televisión o la radio, o abre un periódico o se sumerge en las redes sociales, la palabra “vacuna” lo llena todo. Es sin duda la más oída y, por supuesto, la que concentra todas nuestras esperanzas de vencer a la pandemia del Covid-19. Claro que de tanto usarla vamos a acabar desgastándola y llegará un momento en que no nos diga nada.

Aunque mucho me temo que esto de la vacuna puede ser como aquello del perrito de Alcibíades que nos contaba antaño un profesor de Historia y que no se me ha olvidado. Según aquel profesor Alcibíades era un ateniense muy pagado de sí mismo que, cuando estaba en Atenas en lugar de ganando batallas con sus malas artes, se paseaba por el Ágora para que todos hablasen de él; pero ocurrió́ que todo el mundo se acostumbró a verlo en sus paseos y dejaron de mencionarle; entonces, para dar pábulo a nuevos comentarios, se hizo acompañar de un perrito en sus paseos y, cuando ya en el ágora estaban acostumbrados al dichoso perrito, mandó que le cortasen el rabo, con lo cual volvieron a renacer los comentarios.

Pues bien, me temo que esto de las vacunas es como lo de aquel perrito, una pantalla, una cortina de humo que intenta desviar la atención sobre un asunto de mayor enjundia cuyo debate se pretende evitar.

Sin ir más lejos, yo no me creo el mareo —de babor a estribor y de proa a popa— a que nos está llevando la vacuna Astrazéneca y los cambios de grupos de edades que provoca y toda la inquietud que está sembrando. Nada sabemos de los efectos secundarios de Pfizer o la Moderna. Es más, ni nos importan, se diría. De la Astrazéneca cada día nos informan de uno de sus malos síntomas y nos dicen quién y cómo ha sido afectado. Como si cada día le cortaran un trocito al rabo del perro para dar que decir y mientras se dice nos olvidamos de algo más serio.

En la misma línea, tampoco me creo que Isabel Díaz Ayuso y sus técnicos y asesores sean tan chapuceros de programar las vacunaciones de Madrid generando colas de tres y hasta cuatro horas de espera. Con lo fácil que es hoy, vía móvil, organizar un evento de estas características. Pero como estamos en plena precampaña electoral han tirado del ejemplo del perro y están dando que hablar, conscientes de que cada vez que se mencione el nombre de la todavía presidenta se está agitando la faltriquera de los votos.

Igual que tampoco puedo creerme que, a día de hoy, cuando ha pasado más de un año desde que se inició la pandemia, y con todo lo que se ha hablado y se habla de las vacunas, en la Unión Europea anden todavía montados en el despiste sin ser capaces de garantizar que habrá vacunas para todos en determinado plazo, ni qué clase de vacunas, ni con qué efectos secundarios, ni a qué grupos de edades pueden o no afectar.

Por eso, cuando a Pedro Sánchez se le llena la boca de agua diciendo aquello de “vacunar, vacunar y vacunar”, a más de uno de sus asesores no le llegará la camisa al cuello, conscientes de que el mensaje puede entenderse como pura logomaquia, pues parece que está entrando en el juego antes de que se repartan las cartas.

En fin, y resumo, que tenemos palabra de moda y que el perrito de Alcibíades vuelve a pasearse por el ágora. Lo que no sé es cuando le cortarán el rabo, aunque sí estoy seguro de que dejaremos de oír la manoseada palabra cuando, por fin, todos estemos vacunados. Aunque sea con la denostada Astrazéneca.

Francisco Trinidad

  Para descargar la revista e formato pdf PINCHA AQUÍ

  Para descargarla o comprarla impresa se encuentra alojada en la plataforma ISSU Pincha aquí

Se encuentra disponible en los formatos para tables y móviles.

A continuación puedes verla aquí en multimedia con videos incorporados. También puedes opinar si estás registrado en nuestra red social de fotografía.

 

contador de visitas

Leer más…

Resumen

Basado en el método de Alfabetización a través de la Fotografía - Literacy through Photography - creado por la artista, fotógrafa y educadora norteamericana Wendy Ewald, el autor ha incursionado en diversas experiencias donde se utiliza la fotografía como herramienta para inducir a los participantes, miembros de diferentes comunidades, a apropiarse de este medio de expresión visual para producir imágenes que representen su cotidianidad y sus valores culturales. Los resultados de estas experiencias y de muchas otras alrededor del mundo, demuestran que la fotografía es un recurso eficiente y práctico para darles a los participantes en estos procesos las bases de una alfabetización visual en un mundo dominado por las imágenes, donde la educación formal privilegia lo oral y lo escrito.

Abstract

Based on the method of Alfabetización a través de la Fotografía - Literacy through Photography- created by the artist, photographer and American teacher Wendy Ewald, the author has raided in diverse experiences where the photography is used as a tool for induce to the participants, members of different communities, to appropriate of this expres- sion visual way for produce images that represents their dailies and their cultural values. The results of this experiences and a lot other around the world, show the photography as a efficient and practice recourse to give to the participants the bases of visual literacy in these process, in a world dominated by the images, where the formal education grant privileges the oral and writing.

Palabras Clave: Alfabetización visual,Fotografía, Pedagogía.

Key Words: Visual literacy, Photography, Pedagogy.

Para descargar el libro gratuitamente PINCHA AQUÍ

Leer más…

Tengo que decir que soy muy fan de Scott Keby y echaba de menos la publicación en España de algún nuevo título de su autoría. Por fin la espera ha terminado. Anaya Multimedia acaba de publicar Fotografía de Paisaje, un libro firmado por Kelby que contiene 190 recetas para mejorar la técnica fotográfica a la hora de captar el paisaje y que proporciona también motivación e inspiración para coger nuestra cámara y lanzarnos a patear el campo en pos de capturar buenas imágenes.

La larga lista de títulos de Skott Kelby incluye libros sobre retoque y procesado fotográfico, iluminación y toma fotográfica, así como títulos donde unas y otras cosas se mezclan en diversa proporción. Fotografía de Paisaje se encuadra entre las obras dedicadas fundamentalmente a la toma fotográfica pero incluye también un sabroso capítulo sobre posprocesado.

Hace ya muchos años Scott Kelby inauguró con El Libro de la Fotografía Digital una fórmula editorial que no había transitado hasta aquel momento: los libros de escuetas recetas o trucos con los que el autor crea volúmenes de muy fácil lectura llenos de consejos casi telegráficos pero de significado completo.

Fotografía de Paisaje se encuadra directamente en esa fórmula y contiene casi un par de centenares de recetas o recomendaciones fotográficas sin adornos ni teorías. Puro consejo basado en la práctica y expresado en pocas palabras. Cada página contiene una fotografía y un pequeño texto que concentra una interesante píldora sobre el oficio. Todas juntas, una ingente cantidad de conocimiento acumulado y listo para ser puesto en práctica.

Alguien sin mucha práctica de la fotografía de paisajes va a encontrar en esta obra una utilísima cantidad de información y experiencia lista para usar. Yo diría que nada es baladí y todo lo incluido resulta importante a pesar de la sencillez con la que se plasma. 

Las 190 recetas vienen distribuidas en 10 capítulos de peso bastante parejo. Los temas desarrollados en cada apartado tienen que ver con el equipo y ajustes de cámara, técnicas especiales en la fotografía de paisaje (alto rango dinámico, panorámicas y largas exposiciones), fotografía nocturna (estrellas y vía láctea), consejos para diversos momentos y elementos e la naturaleza (cascadas, amaneceres, cielos, etc.) y posprocesado. Todos los capítulos y temas comparten idéntica estructura. En cada página del libro hay una fotografía y bajo ella un texto breve donde se desarrolla el consejo concreto.

Para entender bien cómo es el libro, resulta importante puntualizar que los consejos son tremendamente concretos. Nada teórico o filosófico. Nos encontramos con cosas como la forma de extender las patas del trípode, qué hacer y cómo interpretar el aviso de altas luces, cómo poner recto el horizonte, enfocar con Live view, hacer apilamiento de enfoque, evitar que se empañe el objetivo, donde documentarse sobre una localización, cómo enfocar las estrellas… todo muy específico y concreto pero al final, 190 consejos concretos y sistematizados son muchos por lo que la cantidad de conocimiento transmitida es importante y tremendamente educativa.

El libro puede ser adquirido a través de este enlace de Amaon: Fotografía de Paisaje

Leer más…

Luz y Tinta Nº 110. Marzo 2021

8653488261?profile=RESIZE_710x

Volver la vista atrás

 

A veces merece la pena volver la vista atrás y, mirando por el retrovisor de la nostalgia, centrarse en recordar momentos felices, momentos únicos, chispazos de vida feliz, o quizás solo de vida, y concentrarse en la memoria, en ese limbo en el que todo sucede y realmente nada pasa. Recordar, quizás como sinónimo de volver a vivir.

Y recordar, sobre todo, cosas pequeñas; evocar un tiempo de felicidad rodeado de familiares y buenos amigos, seres queridos que dan sentido a una existencia; recrearse en una tarde de lectura fructífera o una mañana de trabajo agradablemente sobrellevado o en una puesta de sol cuajada de arreboles o un amanecer frente al mar, quizás con una ligera resaca; reconocer en sus distintas circunstancias los momentos de amor de un tiempo que ya no volverá, esos momentos íntimos que no se pueden traducir en palabras ni merece la pena hacerlo; tener en cuenta algunos instantes consumidos en admirar hermosas fotos en Moldeando la luz o leyendo intrigantes relatos de Luz y Tinta; volver la vista atrás para rememorar un paisaje de montaña, si es asturiana, mejor, donde quizás algunas veces buscamos un trébol de cuatro hojas que alimentó nuestra ansiedad ante el poder de seducción de la naturaleza.

En fin, merece la pena seguir por el retrovisor de la nostalgia todas esas cosas, pequeños detalles o grandes momentos, por los que merece la pena vivir.

Todos esos momentos, grandes o pequeños, que nos hacen olvidar que llevamos un año pendientes del Covid-19 y sus consecuencias

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en pdf  PINCHA AQUí

Para comprarla en versión papel PINCHA AQUÍ

Puedes disfrutar de ella a continuación. Tambien se edita en formato para los móviles e iPad.

 

 

contador de visitas
Leer más…

El Cuñado.

8643830675?profile=RESIZE_710x

Foto/PepeLatas.

Desde el más simple aficionado, al mayor pope de la fotografía quedan desenmascarados y todo el sector, todos se se veían reflejados en estos comentarios, todos especulaban quien podría estar detrás de aquella sátira. Ahora en los Podcast de Moldeando la luz.

Cienojetes.

 

Leer más…

Luz y Tinta Nº 109 Febrero 2021

 

8538775899?profile=RESIZE_710x

Un año para meditar

Hace un año por estas fechas, mes de febrero, al que siempre, apoyándose en el refrán, se ha calificado de “loco”, vivíamos sin embargo ajenos a la locura que se comenzaría a vivir días más tarde. Luz y Tinta proseguía su camino y llevaba a la portada una foto de Chema Madoz, uno de cuyos homenajes se recogía en páginas interiores. Fotografía pura. En esta presentación hablaba yo del vértigo que nos acuciaba, con un número 100 en puertas que lógicamente nos ponía nerviosos por el reto que teníamos delante. Más fotografía.

Los periódicos de aquel mes de febrero llevaban a sus páginas el brexit, o sea, la huida hacia adelante del Reino Unido, dejando a la Unión Europea ante su propio vértigo. En España, además, hablábamos de la pejiguera catalana, para no perder la costumbre. Y del mundo mundial nos llegaban ecos intrigantes cuya dimensión ignorábamos: se hablaba del coronavirus en China, tan lejos, y en Italia y en otros lugares del mundo, y mirábamos con curiosidad y desconfianza lo que pasaba allende nuestras fronteras, sin sospechar tan siquiera que muy pocos días después las campanas de nuestros pueblos tocarían a rebato, haciéndonos conscientes de que lo que considerábamos una alarma ajena era en realidad un problema propio.

Luego, ya se sabe, vino el confinamiento como cortafuegos; y la rabia y el crujir de dientes y los temores y los aplausos a las ocho de la tarde y todo ese aluvión de sensaciones que, como si de un chapuzón se tratara, hemos vivido en solo un año y a la trágala. Hemos visto los ojos a la muerte y le hemos hablado de tú a tú, poniendo nombre y apellidos, y voz y gesto a quienes se iban. Hemos declinado coronavirus en todos sus casos y le hemos buscado todas las acepciones y todos los sinónimos. Y por supuesto, hemos criticado con razón o sin ella a nuestros políticos y representantes. Maldito virus de las narices: aunque me apetece más otro órgano de mi cuerpo para señalar el hartazgo con que miro todos los días la evolución de esta pandemia que nos ha sacudido como ningún terremoto, ni físico, ni moral, había conseguido hasta ahora. Los agoreros de turno -siempre que hay que enfrentarse a un problema aparece un arúspice— nos avisan ya de que, a partir de esta pandemia, nada será como antes. Y tendrán razón.

En fin, un año entregados al análisis y gestión de un problema médico difícil de controlar y al que de momento estamos haciendo frente, psicológicamente, con la esperanza en las vacunas y la desesperanza de ver cómo el virus muta por su propio impulso y las compuertas con que hasta ahora le habíamos controlado se ven desbordadas.

Desde estas páginas, lógicamente, poco o nada podemos hacer, salvo recordar que toda precaución es poca, que hay que tomar nota de lo pa-sado para que el futuro no nos resulte tan incierto y preocupante como hasta ahora nos aparece y que, entre todas las voces interesadas en orientar nuestro camino, es preciso distinguir las de aquellos que realmente quieren ayudar; y señalar con un tachón rojo a quienes solo pretender pescar en río revuelto.

Y mientras tanto, ha nevado en Madrid y, durante algunos días, pare-ció como si se acabara el mundo. Durante aquellos tristes días, en que los políticos madrileños se vieron totalmente superados por un fenómeno tan natural como una nevada en invierno, yo no dejaba de pensar —permítase- me la hilaridad— en aquella surrealista canción de Sabina que asevera que “más raro fue aquel verano que no paró de nevar”.

En fin, un año para meditar. Porque el año que nos aguarda, curados ya de espantos, puede ser peor que el pasado si la sensatez y las vacunas no lo remedian.

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en "pdf" PINCHA AQUÍ

La puedes ver en multimedia, descargarla o comprarla impresa en papel PINCHANDO AQUÍ

También puedes verla aquí a continuación. El formato de su edición está preparado para poder ser visionada en los móviles e iPad.

 

 

Leer más…

Libro recomendado del mes de Febrero 2021

Instagram y todos sus secretos, un completísimo manual de Phil González.

Instagram cumple 10 años y Phil González, el creador de Instagramers o, lo que es lo mismo, la mayor comunidad del mundo de personas que utilizan esta red, ha editado un nuevo libro, Instagram y todos sus secretos (Anaya Multimedia) que es el tercero que le dedica a esta floreciente red social y, yo diría, que el más completo de los aparecidos hasta el momento. Aquí está todo lo que necesitas saber para usar, bien, Instagram.

El autor define la obra como un manual de uso de la red social, antaño volcada en las fotografías y hoy igualmente abierta al uso de los directos y de los vídeos  cortos y largos y llena de herramientas para el marketing, la promoción y el comercio.

Instagram y todos sus secretos es una obra con objetivos ambiciosos porque intenta y consigue integrar absolutamente todo lo relacionado con el uso de la red social y se dirige a un amplio espectro de públicos. Por su planteamiento y desarrollo es útil para los creadores de contenidos, los community managers o los influencers sin olvidar, claro está, a los usuarios particulares que quieren hacer el mejor uso de su perfil y destacar en este universo multitudinario compuesto por cerca de 1.500 millones de usuarios, 500 de los cuales suben fotografías diariamente.

Phil González llena de consejos prácticos las 255 páginas que componen este volumen cuya imagen y ejemplos gráficos son tan elocuentes como sus textos. En los 7 capítulos que agrupan los diversos contenidos del libro encontramos las 10 claves que el autor define como necesarias para conseguir el éxito en Instagram. También hay secciones dedicadas a los consejos sobre cómo optimizar el uso de Instagram tanto a la hora de compartir fotos y vídeos como cuando se utilizan las Stories, el Instagram Live o la denominada IGTV, es decir la plataforma para vídeos largos.

En el libro se puede encontrar toda la información necesaria para conocer cómo funcionan los anuncios en Instagram, las tiendas y los sistemas de pago a través de la red. Hay también información sobre aspectos legales y de seguridad para, por ejemplo,  evitar el robo de tu cuenta o recuperarla si te ha sido sustraída .

La larga experiencia de Phil González en el mundo de Instagram y de Instagramers (como creador de esta última comunidad) le permite también hablar de aspectos un tanto oscuros como son todos aquellos relacionados con el funcionamiento interno de la red: sus algoritmos, sus normas, los comportamientos y contenidos que Instagram premia con promoción, los que penaliza… al autor le falta decir tras escribir toda esta información «lo sé de muy buena fuente» pero por su perfil y cercanía a la red, está claro que debe de ser así.

Como se ha convertido en norma habitual en los libros publicados por Phil González sobre Instagram, en este hacen su aparición una serie de influencers o usuarios destacados de la red que, en dos o tres páginas cada uno, aportan sus propias experiencias personales con la utilización de la herramienta. En esta ocasión, los invitados que se asoman al libro son 22 y entre ellos hay actores, profesionales del marketing, community managers, cocineros, periodistas, viajeros, fotógrafos, directores de cine… yo diría que una muestra representativa del universo Instagram más exitoso.
El libro puede adquirirse a través de este enlace: Instagram y todos sus secretos (Anaya Multimedia)

Leer más…

Fernando Arribas, uno de los directores de fotografía más reconocidos del cine español, ha fallecido en Madrid a los 80 años de edad, según han informado fuentes de la familia a la Academia del Cine.

 

Galardonado con el Goya por su trabajo en "Divinas palabras" (1987) y fundador y presidente emérito de la Asociación Española de Directores y Directoras de Fotografía (AEC), Arribas murió ayer, según estas fuentes, que no han confirmado las causas del fallecimiento.

 

Fernando Arribas era también miembro de la Academia de Cine, a cuya sede acudía regularmente. La última vez fue el pasado 30 de diciembre, día en que la institución celebró el 100 cumpleaños de su compañero y amigo Juan Mariné.

Contó el desaparecido técnico que Mariné le dio "el mejor consejo de mi vida: me dijo que me matriculase en la Escuela de Cine para aprender a iluminar".

Arribas puso luz a numerosas películas de nuestra cinematografía como "Las crueles", de Vicente Aranda; "Tormento", de Pedro Olea, o "Las largas vacaciones del 36", de Jaime Camino.

Su rúbrica está también en "Los claros motivos del deseo", de Miguel Picazo; "Un hombre llamado Flor de Otoño", de Pedro Olea, "Las verdes praderas", de José Luis Garci; "Truhanes", de Miguel Hermoso; "La casa de Bernarda Alba", de Mario Camus; "Las edades de Lulú", de Bigas Luna, y en "El palomo cojo", de Jaime de Armiñán.

La lista sigue con obras como "¿De qué se ríen las mujeres?", de Joaquín Oristrell; "La duquesa roja", de Francesc Betriu; y "Las llaves de la independencia", de Carlos Gil, su último título, que firmó en 2005.

Presidente emérito de la AEC, el técnico madrileño también participó en producciones internacionales como "Por un puñado de dólares" y "Patton", y rodó en Latinoamérica, donde iluminó la cinta argentina "Camila", de María Luisa Bemberg, entre otras.

Del trabajo en común que hizo con su buen amigo José Luis García Sánchez, además de "Divinas palabras", está "El love feroz", "El vuelo de la paloma", "Tirano Banderas", "Franky Banderas", vídeos musicales y montajes de teatro.

Leer más…

Luz y Tinta Nº 108 Enero 2021

8396207663?profile=RESIZE_710x

Presentación

Queridos Reyes Magos:

Como cada año corresponde enviar esta carta, siquiera virtual, en la que los niños piden juguetes, como corresponde a su edad, y los adultos expresamos deseos más inmateriales, sabedores que tales deseos no siempre caminan la senda de la realidad. Desde LUZ Y TINTA, aprovechando este primer número del año también tenemos nuestro particular repertorio de pretensiones.

En primer lugar, salud. Después del desventurado 2020, en que se quebró la salud de muchos, mientras los demás acumulábamos todos los temores, esperemos que este 2021 que acabamos de empezar nos traiga sobre todo esperanza y vacunas, muchas vacunas a modo de cortafuegos que nos impermeabilicen frente a los contagios y sus riesgos.

En cuanto a la política, que en el malhadado 2020 ha marcado el límite de la insensatez, solo pedimos que nuestros políticos —es decir, nuestros representantes— bajen a la arena, que entiendan que las instituciones y las leyes tienen que estar al servicio de los ciudadanos y que no son únicamente para alimentar sus polémicas de salón, por no decir sus peleas de gallos.

En el ámbito cultural, quisiéramos retomar el camino abandonado el año pasado y volver a participar en actos culturales, conciertos multitudi- narios, encuentros de todo tipo en que el intercambio nos lleve al enrique- cimiento. Y ello sin miedo al contagio, sin temor al otro. Aunque somos conscientes de que lo que se quebró en los meses pasados será muy difícil recuperarlo en los venideros. Al menos de momento.

En cuanto a la familia y los amigos nos gustaría recuperar los abra- zos que nos debemos, las veladas que no compartimos, los momentos de intimidad familiar que hemos esquinado para evitar el paso franco de la pandemia.

Y en fin, para Moldeando la luz y para LUZ Y TINTA solamente que prosiga la creatividad. Dentro de un tiempo, cuando analicemos estos meses últimos con alguna perspectiva, veremos que tanto en nuestra plataforma como en nuestra revista estos meses han transcurrido con la misma pasión creativa de siempre. Es lo que deseamos para los meses y años próximos.

Con nuestros mejores deseos para 2021.

Para descargar la revista en formato pdf PINCHA AQUÍ

Puedes ver la revista, descargarla o comprarla en la plataforma ISSUU. Pincha Aquí

También puedes verla aquí en multimedia a continuación:

 

 
Leer más…

Libro Gratis del mes de Enero 2021

8372393476?profile=RESIZE_710x

Historia del Cine de Román GUBERN

Esta Historia del cine, de Román Gubern, aparecida en dos volúmenes en 1969, ha sido traducida y repetidamente editada, en versiones sucesivamente revisadas, hasta 2001, convirtiéndose en un referente clásico sobre esta materia, utilizado como texto docente en muchas universidades, como obra de consulta o como relato ameno de la historia del nacimiento de un nuevo arte y medio de comunicación audiovisual que ha configurado un nuevo lenguaje artístico, un imaginario colectivo, un moldeador de costumbres sociales, un medio de propaganda ideológica y una forma de entretenimiento masivo.

Agotada a lo largo de más de una década, esta obra reaparece ahora en una versión revisada, actualizada y en un nuevo formato. En ella se describe la historia de un espectáculo popular que nació como una derivación de la instantánea fotográfica gracias al ingenio de inventores e industriales del siglo XIX (Edison y Lumière), creció en barracas de feria o espectáculos de music hall y llegó a convertirse en fábrica de sueños colectivos en templos de mármol y de suntuosos cortinajes, para recluirse luego en minisalas, pantallas de televisión o en soportes informáticos.

El libro describe tanto su evolución estética, como forma artística de la modernidad occidental que ha influido profundamente en otras artes, como su evolución técnica y sus implicaciones socioeconómicas e ideológicas. Agente activo de propaganda política ya desde la guerra de Cuba (1898), la de los bóxers en China (1899-1901) y la ruso-japonesa (1904-1905), supo entablar un fructífero diálogo con los movimientos de vanguardia del siglo XX e inscribirse en las revoluciones estéticas e intelectuales desarrolladas a lo largo de más de un siglo.

Pero de su diversificada cantera imaginativa surgieron también historias de aventuras en parajes exóticos, dramas amorosos, sátiras del poder político o económico, gestas heroicas y tenebrosas intrigas criminales. Por no mencionar sus arquetipos de atractivo erótico y sus modelos de seducción, que influirían en los gustos de las masas.

Para descargar el libro gratis PINCHA AQUÍ

Leer más…

Libro recomendado para el mes de Enero 2021

CurArte, profundo retrato de la sanidad española por Tino Soriano

Tino Soriano acaba de publicar un nuevo  libro pero nada tiene que ver con los últimos que hemos reseñado desde estas páginas y que versan sobre la fotografía como profesión y nos enseñan su filosofía fotográfica o las claves del reportaje gráfico y la fotografía de viajes. En esta ocasión, lo que nos trae Tino Soriano de la mano de la colección Fotoclub de Anaya Multimedia es un libro de obra. Se llama CurArte, 40 años fotografiando la sanidad española y recoge el trabajo de décadas deambulando con compromiso y empatía por los pasillos, los quirófanos y las habitaciones de hospitales en España y otros lugares del mundo donde ejercen nuestros médicos.

Era este mismo año 2020, coincidiendo con la pandemia, cuando Tino Soriano inauguró una exposición con este mismo tema. Latidos en un hospital, se llamaba y venía a ser un aperitivo de este plato principal que constituye la obra que ahora llega a las librerías.

El libro como tal es bastante singular. No incluye índice ni número de página y su encuadernación recuerda, no por casualidad, a la de los álbumes fotográficos que encargamos con tapas gruesas y ligeramente mullidas. También el formato los remeda, con unas amplias dimensiones de 24 x 32 cm. 

Por lo que respecta al contenido, es eminentemente fotográfico, sólo un pie de foto aquí y allá da alguna explicación de lo que vemos, el resto entra completamente por los ojos y es autoexplicativo.

Pese a la carencia de índice, el libro sí que cuenta con una estructura clara dividida en seis partes dedicada a diversos aspectos y situaciones de la atención médica. Así, abriendo el libro encontramos El Templo de los sabios, el Instituto mental dedicado a un psiquiátrico; le sigue Cuando Mahoma va a la montaña, la medicina en movimiento focalizado en los médicos rurales y las visitas domiciliarias de los servicios de emergencia; El camino se hace al andar, cuando salvar vidas es aventurarse que se centra en la práctica de la medicina en zonas conflictivas y carentes de medios;  Salvar vidas, regalar sonrisas que es el retrato humano de las alegrías en medio de la tragedia que se vive cada día en el hospital;  El futuro es un desafío presente dónde refleja la investigación, los medios y las prácticas actuales en la medicina más desarrollada; y, finalmente, Entre bambalinas con imágenes dedicadas, como él mismo dice, a quienes no se ven y siempre están, es decir, todo el personal auxiliar necesario para que los hospitales puedan desarrollar su día a día.

El conjunto del libro impresiona por su humanidad y por la capacidad que demuestra Tino Soriano de empatizar con enfermeros, médicos, pacientes, personal auxiliar…en fin, con todo aquel que se encuentra en su camino. También impresiona por dejar patente la inigualable capacidad de la fotografía para dejar fijadas en la memoria situaciones de una manera indeleble pese a su economía de medios.

Para entender la profundidad comunicativa de sus imágenes y la fluidez con la que se mueve el autor en el medio hospitalario, conviene recordar dos cosas. Primero, que lo ha frecuentado profesionalmente durante cuarenta años y, segundo, que fue en un hospital donde tuvo su primer trabajo, donde cogió por primera vez las cámaras profesionalmente para fotografiar una autopsia y que siguió haciéndolo como fotógrafo de la institución durante un tiempo hasta que, finalmente, lo dejó para dedicarse a la fotografía de viajes y aventura que era, de siempre, su vocación.

El libro puede adquirirse en este enlace: CurArte: 40 años fotografiando la sanidad española

Leer más…