Luz y Tinta. La revista de Moldeando la luz

 

 

Luz y Tinta Nº 124

10569201652?profile=RESIZE_710x

PRESENTACIÓN

A vueltas con las “cookies”

Estos días de atrás, por aquello de la obsolescencia programada, he tenido que cambiar mi móvil. ¿Que no saben lo que es la tal obsolescencia? Pues dense una vuelta por Google, busquen oportunamente y verán que hostia se pegan.

Siguiendo con el cambio de móvil, me ocurrió —y ellos sabrán por qué— que me desaparecieron muchos de los contactos. Cuando hice el tránsito del teléfono antiguo al nuevo, y para ver cómo sonaba el reciente aparato, le pedí a mi mujer que me llamara. Mi sorpresa fue que su contacto había desaparecido, así que me apresuré a añadir el contacto de mi esposa y, para mayor sorpresa (y ya van dos), no me hizo falta más que dar al “ok”, porque el teléfono me apuntó el nombre y apellidos de mi señora. Con un par. Lo comenté con ella y convinimos ambos que eso era cosa y fruto de las “cookies”, esas invisibles galletitas que acaban sabiendo todo de nosotros sin que nosotros sepamos de ellas más que su existencia silenciosa y quién sabe si maliciosa. Así que me eché a temblar.

Y mira que me gustan las galletas; o mejor, me gustaban, porque últimamente, por aquello de la diabetes tipo 2, las tengo relegadas al olvido o al imaginario desván de los lujos prohibidos. Pero, a pesar de estos pesares, vengo hoy a hablar de otras galletas, las llamadas “cookies” que nos controlan en internet.

Lo cierto es que las tales “cookies” tienen un control absoluto sobre nuestros comportamientos en la red. Cada vez que se entra en una página nueva piden autorización para la vigilancia. Personalmente siempre autorizo, porque lo único que pueden sacar en cuestión de mi disco duro y mi memoria RAM son textos y más textos: los míos y los que acopio en mis investigaciones para ayudar a los míos y, total, la pretensión última de estos apuntes es que se lean fuera de mi ordenador. Claro que quien los lee a través de las “cookies” es una máquina que programa la publicidad que me van a servir en mis navegaciones y no sé si otras incursiones en mis dominios informáticos.

Ahora bien, siempre me quedará la duda de cómo mi teléfono nuevo —sí, nuevo de paquete— sabe el nombre y apellidos de mi esposa si nunca me lo ha preguntado y yo no se lo he dicho. La verdad es que este nivel de vigilancia y de conocimiento que tienen de nosotros y de nuestros datos no solo intimida sino que, hablando en plata, acojona. No me extrañaría que mañana, o cuando acuda al cajero en busca de 200 miserables euros me informe, en plan chincha rabiña, de que mi vecino acaba de sacar 2.000 hace un par de horas.

Y el pobre de Chaplin, en sus Tiempos modernos, nos alertaba del trabajo repetitivo y las tuercas que siempre giraban en el mismo sentido. Frente a Google y adláteres quisiera verlo yo. Seguramente que, en lugar de merendarse una bota vieja con sus clavos y todo, se comería, a mordiscos decididos, un ordenador con todos sus circuitos, sus cables, sus conexiones visibles e invisibles y todo el paquete de “cookies” con sus múltiples ojos y su conocimiento exhaustivo de nuestras necesidades y quién sabe si de nuestros pensamientos. Vae victis!

"Fe de erratas
Por la clásica inadvertencia de última hora se nos coló una errata que no pudimos corregir porque había que desmontar todo el montaje de videos que acompañan la revista y empezar de nuevo. Así que ahí quedó "Ouka Lele" cuando debiera decir Ouka Leele. Nuestros lectores sabrán disculpar el gazapo."

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en formato pdf Pincha aquí.

Para descargar la revista, verla en formato multimedia o comprarla Pincha aquí.

 

contador de visitas

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz

Comentarios

  • Magnifica portada, superior contenido el rellenan sus admiradas páginas. Muchas gracias y enhorabuena

  • Excelente portada Guendy

  • Gracias amigos por vuestra impagable labro artistica tanto en la luz como en la tinta.

    Enhorabuena.

  • Congratulations

  • Felicitaciones al autor de la portada

  • Una revista para admirar y ser mejor fotógrafo. Muchas gracias. Mis felicitaciones a todos los artistas que ilustran sus páginas.

     

  • Enhorabuena. Muchas gracias.

  • Completamente de acuerdo con la reflexión de John.

    Enhorabuena a todos por vuestros trabajos comenzando con la bonita y tierna portada de los niños de la peli.

  • Excellent cover and content.

  • This damned war leads us to new challenges and challenges that we will have to face in different areas, this serious situation is changing the way we understand the world and our relationships, it is felt and sensed in our social network of Molding the light , and it is very important that the beacon of Light and Ink remains lit, and that harmony around the fine art of photography returns once again to this heterogeneous group of photographers in the world, especially those of us who are separated today in Europe. Thank you friends, a big hug for everyone, for those present and absent.

    Esta maldita guerra nos conduce a nuevos desafíos y retos a los que nos tendremos que enfrentar en distintos ámbitos, esta grave situación está cambiando la forma de entender el mundo y de nuestras relaciones, se siente y se presiente en nuestra red social de Moldeando la luz, y es muy importante que el faro de Luz y Tinta siga encendido, y que la concordia en torno al bello arte de la fotografía  vuelva de nuevo a este heterogéneo grupo de fotógrafos del mundo, especialmente a los que hoy en Europa nos encontramos separados. Gracias amigos, un fuerte abrazo para todos, para los presentes y ausentes.

This reply was deleted.