Luz y Tinta. La revista de Moldeando la luz

 

 

Con Dios y con El Diablo...

3050174510?profile=original

    En realidad no tenía intención alguna agregar más comentario que lo que ya por sí el texto del poema de Vicente Herrera Márquez revela con bastante claridad, primero por ser trascendental y segundo, por su temporalidad...

       Hombre de letra sensible, de fácil lectura que descubre profundos sentimientos que brotan de su interior llenando páginas y componiendo poemas con un buen manejo de técnicas

    Llevo tiempo siguiendo los escritos -entre cuentos y poemas- de ese contemporáneo moldeador de palabras chileno, quien va reuniendo su obra bajo el título de Páginas al Viento, compuesto por varios libros nominados con los subtítulos siempre referentes al "viento", con clara alusión a las distintas etapas y los vaivenes de su propia vida, reunidos en sus libros Cuentos al Viento, Páginas al Viento, Romances al Viento, La Novia del Viento, Viento de Luna, Todos los Vientos,

    El presente poema forma parte de su selección de poemas La Saga de los Vientos - Poemas - Libro 6. 

No es la primera vez que algún poema de Vicente me haya inspirado alguna representación o ilustración como ahora ésta, tampoco sé si es la más apropiada, pero en los momentos de trabajarla es lo que mis ojos veían....

  

Con Dios y con el Diablo


Vicente Herrera Márquez


Mañana temprano despertaré,

una ducha fría para espantar el sueño y desafiar

al día.

Tomaré los mates que hace tiempo me quitó el

café, 

encenderé ese cigarrillo que por un infarto

me prohibió el doctor,

con un beso y un hasta luego me despediré de mi

amante  la Soledad.

Y saldré dispuesto a pelearle al día y si puedo a

matar el sol.

Invitaré al Señor Dios y al Señor Diablo a

caminar y correr por tierra y asfalto,

para mostrarles como es el mundo, como es la

vida, como es el hombre, como es todo,

y que vean como se nace, como se estudia, como se

trabaja, como se lucha,

como se miente, como se roba, como se muere y

como se mata para vivir.

Para que escuchen ese murmullo que brota de la

opresión

y poco a poco va creciendo hasta transformarse

en trueno de libertad.

Para que vean a esos profesionales titulados de

políticos y representantes, 

que por unos votos y algunos pesos nada les

cuesta ponerse el traje de camaleón.

Para que conozcan a esos señores de enormes

autos y chequeras cargadas de ceros,

que altivos van por la vida siempre mirando por

encima de los demás.

Para que sepan de los Consorcios, Grandes

Empresas y Bancos, con arcas llenas,

que con leyes, ofertas, contratos y letra chica se

hinchan y lucran del pobre pueblo.

Para que aprendan como el Dios Buen Hombre y

el Diablo Vil Dinero manejan el mundo,

amparados en doctrinas, estatutos, falsas

promesas, libre mercado y globalización.

Para que conozcan a falsos profetas que

predican resignación y viajan en jet.

Para que compartan con defensores de la

naturaleza que lucran con idealismos.

Para que se vistan y abriguen con los harapos de

los mendigos.

Para que llenen sus platos y se harten con el

hambre de los abandonados.

Para que beban el vino amargo de los enfermos

carentes de previsión.

Para que sientan el dolor de los inmigrantes y la

rabia escondida de los marginados.

Para que se den cuenta que Dios y Diablo son

solo testigos creados a imagen nuestra,

para que los pocos que tienen y los muchos que

no, hagan más sana la situación.

Para que se pregunten si ellos son productos

negociables de los muchos o de los pocos.

Y para que piensen que para salvar este mundo

no son necesarios dioses, diablos o falsos profetas.

Para seguir solo se requiere de hombres y

mujeres de buena voluntad dispuestos a trabajar.

Sí, solo trabajar, por ti, por mí, por los demás,

por los que estamos y los que vendrán,

Por los que viven y los que mueren, incluso por

dioses, diablos y falsos salvadores.

Mañana temprano despertaré,

mañana temprano saldré a la calle,

mañana temprano al Señor Dios y al Señor Diablo

por la mansión de cada uno pasaré a buscar.

Para mostrarles y aprendan del mundo y de la

vida 

y entre todos discutir el hoy, el mañana, el acaso,

el quizás y el por si acaso.

Mañana temprano invocando a Cristo, también

a Mahoma,

seré Gandhi, seré Luther King, seré Teresa…

Seré todos aquellos que alguna vez lucharon por el hombre y su integridad.

Pero esta noche… pero esta noche...

lo más probable... es que alguien me matará.





Incluido en libro: La saga de los vientos
©Derechos Reservados. Chile

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz