Todo el mundo que echa de menos el laboratorio fotográfico, critica al mundo digital diciendo cosas como que no se puede trabajar igual, que no se pueden conseguir los mismos resultados frente a un ordenador, que donde estén los químicos y el cuarto oscuro que se quite lo demás… Afortunadamente, están equivocados. Hoy en día se puede trabajar como antes con todas las ventajas digitales de hoy. En el ordenador se pueden hacer reservas y quemados tanto en color como en el blanco y negro, con los mismos resultados y sin miedo a equivocarse. Es importante que leáis los artículos anteriores.

edicion-por-zonas

El método que proponemos no es novedoso, y el primero que lo publicó en España fue José María Mellado, un buen técnico digital, pero muchos profesionales llevaban tiempo utilizándolo. Consiste en trabajar con capas de ajuste, lo que supone una gran libertad a la hora de “dar forma” a una imagen, pues podemos volver atrás cuantas veces queramos sin problemas y, lo más importante, la degradación de la imagen es mínima. Pero antes, vamos a explicar y recordar unos cuántos conceptos básicos. No os preocupéis, al final sólo utilizaremos tres tristes teclas.

Planteamientos iniciales

Capas de ajuste

Este método de trabajo funciona con las capas de ajuste,  ¿pero qué son? La mejor forma de entenderlas es verlas como acetatos que se superponen y permiten ver las capas inferiores por las partes transparentes de las capas superiores. Sin embargo, una capa de ajuste aplica ajustes de color y de tono a la imagen sin cambiar permanentemente los valores de píxeles. Tienen varias ventajas:

  • Ediciones no destructivas. Podemos probar varios ajustes y editar cuántas veces queramos.
  • Pérdida reducida de datos. Los ajustes se aplican sólo al final, los cambios se combinan juntos antes de fusionarlos con la imagen.
  • Edición selectiva. Una vez que tenemos editada una capa, podemos pintar o borrar sobre ella para controlar qué parte de la imagen se edita.

Tenemos que tener en cuenta que estas capas de ajuste tienen las mismas posibilidades de transformación que las capas con las que hemos trabajado hasta ahora, es decir, podemos reducir su opacidad y cambiar hasta su modo de fusión. En este método utilizaremos los modos de fusión siguientes:

  • Normal. El cambio es simplemente editarlo sin más para dar el color resultante. Es el modo de fusión que utilizaremos para las imágenes en blanco y negro.
  • Luminosidad. La fusión normal daría lugar a un cambio de color poco natural en imágenes RGB, saturado en exceso, por eso nos serviremos de este modo, que sólo afecta a aquellos canales que carecen de información de color. Así conseguiremos iluminar u oscurecer una zona sin afectar en absoluto al color natural de la imagen.

Desenfoque gaussiano

Otra de las herramientas que vamos a utilizar es el Desenfoque gaussiano, que encontraremos en Filtro<Desenfocar<Desenfoque gaussiano. Parece una locura hablar de aplicar desenfoques a una imagen, cuando precisamente estamos tan obsesionados con todo lo contrario, pero este tipo de desenfoque, rápido y ajustable manualmente, lo aplicaremos a las capas de ajuste, luego no afectará en absoluto a la imagen final. Su función es igual que aquellas cartulinas que usábamos para aplicar quemados y reservas a las copias del laboratorio. Cuánto más grande es el radio, menos se nota la transición de la capa de ajuste.

Puede suceder que algunas veces la reserva o el quemado afecten a las zonas adyacentes, o a lo mejor prefieres ampliar dichos cambios. ¿Cómo solucionarlo? Pues simplemente utilizando la herramienta Pincel (B) y cambiando el Color Frontal (X) a blanco para borrar y a negro para añadir.

Máscara de enfoque

Es lo último que haremos antes de dar por finalizada una fotografía. Los procedimientos que hemos aprendido hasta ahora son totalmente válidos, pero tenían un problema, actuaban en toda la imagen. A partir de ahora podemos enfocar sólo aquellas zonas donde haya textura. No tiene sentido enfocar zonas lisas como el cielo o las nubes, pues lo único que conseguiremos es aumentar el ruido digital.

En el próximo artículo veremos cómo hacer todo esto. Y hacer un revelado perfecto de nuestras fotografías.