La fotografía de paisaje siempre ha atraído mucho tanto a fotógrafos como espectadores. Y dentro de la fotografía de paisaje, ¿quien no ha fotografiado o ha querido fotografiar una salida o puesta de sol?

Sin embargo no es tan sencillo como parece; no basta con encuadrar y apretar el disparador.

Por eso, para ayudarte a hacer mejores fotografías de salida o puesta de sol te vamos a dar algunos consejos útiles. Dichos consejos no te garantizan la fotografía perfecta, pero si una mejora importante.

IMG_5349

Fotografía por muriel220.

Planificación: 

Un Proverbio dice que “el sabio planifica las cosas”. Y es innegable que la buena planificación suele facilitar mucho las cosas. En fotografía también, por eso le vamos a dedicar un apartado.

Una buena planificación exige un mínimo esfuerzo que nos ayudará a lograr la fotografía que estamos buscando.

Un primer paso será averiguar dónde podemos ir a hacer la fotografía, ya que sin una buena localización previa podemos sentirnos frustrados al ver que la que hemos escogido por casualidad no es idonea. Así que toca investigar, preguntar y, si hace falta, hacer un poco de senderismo en los dias previos a la toma para hacer un reconocimiento del terreno. Y una cosa muy importante, ver por donde sale o se pone el sol, según lo que vayamos a capturar, y si es lo que estamos buscando.

También es interesante ver si hay elementos de primer plano y de fondo que sean interesantes, ya que eso reforzará nuestra fotografía o, si carece de ello, pueden convertirla en algo soso.

Una vez tenemos claro el lugar conviene estar atentos al tiempo. Un cielo completamente gris no es lo más acertado, ni tampoco uno completamente azul. Lo ideal es que hayan nubes sueltas, no muy densas, en las que los rayos del sol puedan reflejarse y colorear la escena.

Si has estado en la zona antes de ir a hacer la foto también puedes haber observado si hay neblina y a que horas aparece y desaparece, ya que si somos capaces de trabajar con ella podremos lograr un bonito paisaje.

Otro punto a tener en cuenta es que los meteorólogos no siempre aciertan, por eso antes de salir el día de la fotografía observa el cielo, no sea que esté demasiado nublado, en cuyo caso la fotografía tal vez deba esperar a otro día mejor.

Si la fotografía tiene lugar donde hay una masa de agua, ya sea un río, embalse o playa, lograremos una mejor fotografía si dicha agua está calmada. Así, la velocidad del viento, también puede ser algo a tener en cuenta.

Por último, y no menos importante, es conocer la hora a la que el sol sale o se esconde. En internet hay varios sitios que te informan de la hora exacta a la que el sol hace acto de presencia y a la que deja de ser visible. Es importante estar al tanto de dichas horas para poder llegar a tiempo.

El día de la fotografía:

El dia que vayas a realizar la fotografía debes estar atento a la hora de salida. Si vas a fotografiar la salida del sol deberás llegar al lugar al menos una hora antes de que salga el sol, para que te de tiempo a preparar todo y, por que unos 45 minutos antes de que el sol haga acto de presencia, ya se pueden ver escenas muy bonitas.

Por eso no esperes a salir de casa cuando el sol empiece a asomar. Haz uso de eso que todos odiamos y llamamos despertador…

En caso de que tu fotografía sea de la puesta del sol tampoco vale salir cuando el sol empieza a esconderse, debes estar atento a que hora se oculta para estar al menos una hora antes, ya que es cuando puedes lograr mejores fotografías. Una vez el sol se ha ocultado pierde su encanto.

Antes de ir al lugar escogido, asegúrate de haber cogido todo el equipo necesario, tener suficiente batería y no haberte dejado la tarjeta de memoria en el lector de tarjetas.

HDR Puesta de sol tras las nubes

Fotografía por Daniel Sebastián.

Fotografiando:

Ya estás en el lugar, te has preparado desde hace varios días y estás ante el gran momento. ¿Ahora qué? Pues ahora toca hacer la fotografía, la parte más divertida.

Lo primero que haremos será colocar la cámara en un trípode y encuadrar lo que vamos a fotografiar. Este es un paso decisivo pero, que si hemos realizado bien la planificación previa, ya tendremos claro cual será el encuadre.

El enfoque lo realizaremos de forma manual, ya que si es el cielo está muy brillante o ya se ve el sol el sistema AF puede confundirse.

Dado que es una fotografía de paisaje, lo normal es que queramos tener todo bien enfocado. Para ello usaremos una apertura cerrada de diafragma, por ejemplo f16.

Como lo más interesante en el encuadre es el cielo trataremos de exponerlo correctamente. Esto nos llevara a tener el primer plano o la zona inferior, empastada, subexpuesta.

¿Cómo solucionarlo?

Un método es hacer uso del flash, pero no siempre es viable, ya que si la extensión a iluminar es muy grande corremos el riesgo de no hacerlo bien. Pero en según que casos puede funcionar.

Otra solución es hacer un doble disparo. En el primer disparo expondremos para el cielo y en el segundo para la zona más oscura. Luego, con Photoshop, uniremos ambas partes correctamente iluminadas mediante el uso de capas y máscaras.

Sin embargo este resultado no siempre es efectivo, depende mucho de tu habilidad con el programa que uses (yo he mencionado Photoshop, pero cualquier otro que te permita este tipo de trabajo es válido).

Y llegamos a la tercera solución, que a mi modo de entender, es la mejor. Usar un filtro de densidad neutra o ND.

El filtro de densidad neutra, para quien lo conozca, oscurece una zona de la imagen, compensando así la exposición entre zonas claras y oscuras.  De todos modos, esta definición es algo ambigua, por lo que te recomiendo te pases por el artículo que escribí hace algún tiempo explicando este tipo de filtros.

Recomendamos el uso de un filtro graduado y que sea cuadrado, de gel, más que de rosca. ¿Por qué? Por que en este caso los veo más efectivos, manejables y, además, son apilables. ¿Apilables? Sí, es pueden colocar varios filtros, uno delante del otro, para así aumentar el efecto.

Para su uso colocaremos la zona oscura del filtro en el la zona clara de la fotografía, oscureciéndola. A la hora de exponer tendremos que dar más luz, pero debido a que el filtro estará puesto, no se nos quemará la fotografía.

Y ya solo queda realizar la fotografía.

¿HDR?:

Otra opción es hacer la fotografía para luego combinarla como un HDR. De este modo lograremos una mejor  calidad entre luces altas y luces bajas, pero la fotografía puede perder realismo si nos excedemos en el efecto.

Desde AF recomendamos hacer una fotografía con el método anterior y otra para HDR y, luego, escoger la que más nos guste.

Rojo rojo

Foto por Pedro Pablo CC.

Edición:

La edición correrá a nuestro gusto. En algunos casos no será necesaria, pero por lo general siempre requerirá de mejorar el contraste y la saturación, ya que no todas las cámaras fotográficas lo manejan igual.

Además, si hemos disparado en RAW, será necesario revelar dicho negativo.