Lo subjetivo en la fotografía

Como continuación a la interesante nota sobre lo subjetivo, publicada por nuestro director Guendy, quiero manifestar mi acuerdo con él y aportar mi punto de vista.

Cuando se habla de subjetivo se tiende a entender y a trasmitir que lo subjetivo está a un nivel inferior a lo objetivo y de ahí se le añade automáticamente un criterio de valor negativo, concluyendo por lo mismo, que lo objetivo es mejor y lo subjetivo peor.

Literalmente el prefijo sub quiere señalar exactamente una subordinación, una posición por debajo de. Sin embargo esto no quiere decir que conlleve en sí mismo valor alguno, que sea peor o mejor. Simplemente es un punto de vista, una posición, diferente.

Llevo muchos años intentando defender lo subjetivo como algo muy valorable, aunque en principio, insisto, no sea una condición de valor en sí mismo; así como lo contrario, lo objetivo, tampoco lo es. Y llevo los mismos años preguntándome incluso si lo objetivo existe. Hasta el siglo XV para la inmensa mayoría de los humanos la tierra era plana; esto era algo evidente. Hasta que uno demostró lo contrario. El que la inmensa mayoría piense de una manera no quiere decir que por ello esté en lo cierto. Sin embargo admito que en general la inteligencia colectiva, la observación colectiva, es superior a la individual, salvo excepciones. Es una de las razones por la que soy demócrata.

En algunos aspectos no queda más remedio que acudir a la llamada objetividad. Ésta es, en principio pero no en final, lo que la mayoría acepta como tal. Y en ese sentido, todos estamos de acuerdo en que para unas oposiciones, una titulación, etc. se debe recurrir a pruebas objetivas. Como si estas existieran y fueran inapelables.

Me he dedicado buena parte de mi vida, sobre todo la última, a la docencia; en ésta se acepta que los exámenes tipo test son los más objetivos. Y lo son, relativamente, respecto a evaluación de conocimientos frente a  las preguntas abiertas, pero no frente a otras pruebas. Por ejemplo, en el ámbito sanitario se considera objetiva para la práctica médica (práctica clínica) la prueba llamada ECOE (Evaluación Clínica Objetiva Estructurada) que consiste en poner a prueba al evaluado frente a una situación “casi” real (con pacientes simulados, casos clínicos, radiografías, etc.). Sin embargo la ECOE, aunque útil para la práctica, no mide bien todos los conocimientos que se deben tener. La conclusión es que se deben usar múltiples pruebas y combinarlas.

Nuestros cerebros trabajan sobre la realidad sin que nos demos cuenta. Captamos un sinfín de detalles inconscientes que el cerebro procesa dando una valoración de cada situación, que no se sabe muy bien cómo se ha obtenido pero que suele ser válida para el individuo. Como no conocemos la manera detallada respecto a cómo se ha concluido la información, lo llamamos subjetivo.

A los líderes políticos (o sus partidos) no los elegimos objetivamente en función de un currículum, si no como resultado de cierta afinidad a unas ideas y como permeabilidad a la propaganda que conllevan. Muy pocos, salvo los más cercanos, conocen “objetivamente” la supuesta valía de los candidatos.  

Centrándonos en la fotografía (un arte que se puede utilizar con diversos fines), en ella lo subjetivo es su esencia misma, como en todas las artes. Lo objetivo sencillamente no existe en el arte y, en consecuencia, tampoco en la fotografía. Incluso un mismo objeto inmóvil, inmutable, es diferente en un mismo momento y posición para los que lo observan. Un gran número de humanos lo verán de un color, pero los daltónicos lo verán de otro. Para unos tendrá una determinada carga afectiva en función de sus vivencias, para otros será diferente. Y en función de estas cargas afectivas asociadas al objeto, el resultado de la observación será muy diferente, produciendo aceptación, rechazo o neutralidad.

Aunque lo de la neutralidad mejor lo dejamos para otra reflexión, porque, al menos a mí me ocurre lo mismo que con la objetividad: creo que no existen.

JuanDepunto

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz

Enviarme un correo electrónico cuando me contesten –