Sobre les vieyes escueles.

 


Que se pue decir de les alcordances d´escuela, de la infancia, en realidá cuando descubriemos el mundu por explorar dende los sos pupitres, con aquellos maestros y maestres que con clases de 40 ó mas rapaces, podíen muy guapamente con toos, les mas de les veces ensìn recurrir al palu, anque pa eso siempre teníen les dispenses maternes, pues yeren generalmente les madres les que s´ocupaben de la educación de los fíos, dicíen per exemplu a Consuelo Roces, maestra bramente conocia per Casu.<< Y Usté si-y- tíen que pegar,pegue-y >>. Consolábanos ,menos mal,al oyer la respuesta la maestra,: << ¡ Que va né, ¡ Probes ¡, ¡ Son tan buenos !. Daquellos años quédanos el recuerdu de los compañeros colos que,en dellos casos mantenemos contactu y que caltenemos con ciñu na memoria.

Hoy eses vieyes escueles,dalgunes rehabilítense, pa allegria de quien vuelve a les aules remocicaes y saca provecho d´unos edificios que si non,de xuru terminarien esfarrapaos ó dalgún álbum de fotos vieyes. Converties munches delles en centros sociales, ye prestoso ver a la xente vieya ,rememorar la so clase y y el sitiu que ocupaben cuando de rapazos, el maestru ó maestra se afanaben en meter na aquelles molleres un pocu de cultura, bièn escasu, n´aquellos tiempos de fame y necesidaes.

Munchos de vosotros acordarésbos cuando vos avisaben que diben facebos la foto, esa que dalgunos tenemos y que nos recuerda el pasu pe la escuela , y la madre peinaba y repeinaba aquelles greñes indomables con el pelu arrañao del xabón con que intentaba dominar un remolín, ponianos la mejor ropa q´encontraba, y aquel día dibamos a la escuela sin corizies, ( los que podíen) ó sin madreñes, los zapatinos allimpiaos,y recomendándonos non metenos n´os folleros. Na clase esperabamos impacientes la llegada de Vega, que picaba suave,como si non quixere interrumpir.

¡! Bonos díes ¡! brama la reciella enantes de dir soltando risines.

El maestru recíbelu y con aire marcial manda a los neños callar y guardar silenciu.

- Vamos Vega,acompáñeme.

Y en un rincón de la clase, Vega´l fotógrafu entama a preparar l´estudiu. Pon un mapamundi detrás, allega una bola´l mundu, y dos llibros abiertos y un cuadernu. Van pasando los neños, ún per ún. Y ye un dia de fiesta, atrayios pola novedá del fotógrafu y pola irrupción del que baxa diciendo : el siguiente. Cuando acaba con toos, diz: Quédame una p´acabar el carrete.

Y mandolos salir y situase delante n´escuela, como les semeyes d´un equipo de fútbol. Cuando chisca´l flash de la cámara toos tienen la sensación de que salen d´un ritual pa engañar el pasu del tiempo. Esi tiempo que hoy, al contemplar esa vieya fotografia, recuérdanos aquella escuela y aquellos años que si non fueron meyores que los de hoy, si marcaren nuestres vides pa siempre.

( Francisco Vega, en la foto, fué un famosu retratista de Coballes -Casu, alla po los años 50)

Leer más…

Comentarios: 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz