Los moldeadores tienen la palabra...

 

 

Todos los artículos (22)

Ordenar por

Buen amigo, buena persona y buen fotógrafo, pero enamorado de sí mismo. El autor, que fue testigo de su egolatría, repasa su arte y su carácter.

QUERIDO AMIGO. Nunca te lo dije, pero ahora que ya no estás aquí y nunca más nos vamos a volver a encontrar, creo que ha llegado el momento de que te explique por qué siempre que nos veíamos no aguantaba estar más de 10 minutos contigo.

Eras un gran artista y una buena persona, pero no sabías hablar de otra cosa que no fuera tu arte, tus premios, tu perro, tu infancia, tus viajes, tus novias, tus fotos y tus grandes ideas. Te escuchaba como quien oye llover, porque cada vez que nos veíamos me volvías a contar lo que ya me habías contado mil veces antes. Pero lo peor era que me pidieras cada 20 segundos que te dijera lo mucho que me gustaba lo que habías hecho, lo que estabas haciendo y lo que ibas a hacer.

Guardo con cariño todas las fotos que te compré y también las que me regalaste. Echo de menos aquellos momentos felices en los que yendo a 

Vistas: 16
Comentarios: 0